ECHAR PUENTE ENTRE LA REPÚBLICA DE AYER Y LA DE MAÑANA 

DESDE EL EXILIO TAMBIÉN: VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN

ECHAR PUENTE ENTRE LA REPÚBLICA DE AYER Y LA DE MAÑANA

CHARLES FARRENY, HENRI FARRENY, RAYMOND SAN GEROTEO

¿DESDE DÓNDE HABLAMOS?

En mayo de 1945, justo después de la liberación de Francia se creó la Amical de Antiguos Resistentes y F.F.I Españoles. Su presidente era el jefe de la “Agrupación de Guerrilleros Españoles”, brazo armado de la “Unión Nacional Española” fundada en 1941. Los guerrilleros habían actuado en unos cuarenta departamentos franceses. En septiembre de 1950, el gobierno francés desencadenó la operación “Bolero-Paprika” : prohibió las “organizaciones extranjeras comunistas” y las que así se consideraban, proscribió a unos 180 Españoles expulsándoles hacia Córcega, Argelia, los países del Este; ruda prueba para la retaguardia principal de la lucha antifranquista.

La asociación volvió a nacer en 1976 como Amical de Antiguos Guerrilleros Españoles en Francia - F.F.I aceptada por el Ministerio de Antiguos Combatientes francés. En 1982 la asociación inauguró en Prayols, cerca de la ciudad de Foix en el departamento del Ariège, la obra reconocida por las autoridades francesas como el “Monumento Nacional de los Guerrilleros Españoles”. Algunos miembros de la Amical regresaron a España y crearon antenas en Barcelona, Madrid, Valencia. Rápidamente independientes, éstas mandaron elevar en 1991, en Santa Cruz de Moya (Cuenca), el principal monumento dedicado a los guerrilleros de lucha clandestina interior.

Hoy en día, presidida por Narcis Falguera, 88 años, ex jefe de estado mayor de la 11 Brigada cuando la ofensiva del Valle de Aran en octubre de 1944, la Amical acoge a parientes y amigos que quieren perpetuar los ideales de los guerrilleros.

Paralelamente, hijas, hijos y amigos de republicanos españoles procedentes de diversos horizontes políticos y convicciones filosóficas, constituyeron en 2005 “Memoria de la España Republicana” (Mémoire de l'Espagne Républicaine : MER) cuya meta es contribuir a transmitir la historia de la República, devolver a los republicanos su dignidad y dar vida a sus valores.

Hablamos a partir de estas dos activas asociaciones del exilio.

Apego a los valores de la IIª República

Ya que vivimos en Francia puesto que nuestros padres se refugiaron aquí y que durante muchísimo tiempo no pudieron regresar a España sin correr peligro, estamos muy apegados a los valores republicanos del país de “Los Derechos Humanos”.

Fueron aquellos mismos valores los que inspiraron la Constitución española de 1931, cuando se instauraron el sufragio universal, la separación entre la Iglesia y el Estado, la escuela laica gratuita y obligatoria. Muy adelantada con respecto a muchos países entre los cuales, precisamente, Francia, la IIª República española ha instituido el derecho de votar para las mujeres, ha proclamado la autonomía de las regiones así como el derecho a emplear y enseñar las lenguas regionales. El interés popular por este programa, la promesa de una auténtica reforma agraria, la aspiración hacia una justicia social mayor, provocaron un ardor político y cultural inédito en la España arcaica, desigualitaria y oscurantista de aquella época. Aquel ardor fue reprimido en el acto por los defensores españoles del orden establecido y por sus semejantes en Europa. Había engendrado admiración y solidaridad entre los pueblos del mundo entero.

Desafortunadamente derrotados en España, los defensores de la República siguieron luchando donde la suerte les hubiera mandado parar. Actualmente, sus sufrimientos y su compromiso aún inspiran mucho respeto. Desde hace algunos años no transcurre ni una sola semana en Francia sin que se reciba una prueba de simpatía hacia los Republicanos españoles.

Fue así como el Consejo Regional de Midi Pyrénées nos involucró en 2004 en la edición de un libro dedicado al exilio republicano español y también en una exposición que ya mucho ha rodado. En 2006 la alcaldía de Toulouse nos encargó organizar una ceremonia oficial para celebrar el 75 aniversario de la República española. El alcalde (de derechas) y el presidente de los antiguos guerrilleros tomaron la palabra ante 2 000 personas, frente al Ayuntamiento cuya fachada estaba adornada con banderas republicanas españolas. Asimismo, los alcaldes de otras capitales departamentales como Agen, Ajaccio, Montpellier, Nantes, Nîmes, Pau, Rennes... sin olvidar París, se han asociado a diversas manifestaciones en homenaje a los republicanos españoles, pioneros de la resistencia antifascista, primero en España, luego en Francia y otros frentes.

Actuar para que se conozca la Historia

Con nuestras asociaciones, obramos para que esos homenajes adquieran mayor amplitud, para que la historia de la guerra de España y sus consecuencias se conozcan por fin, que nuestros veteranos y nuestros muertos sean honrados por todo lo que fueron. En efecto, el renuevo de simpatía en Francia para los Republicanos españoles no se salva de cierta superficialidad ni tampoco de lagunas, incluso de tabúes. Pensamos que el pueblo francés y el español podrían ganar mucho si conocieran y comprendieran su historia común, con la perspectiva de construir una Europa democrática y social.

Fue así como, con la oportunidad del coloquio “Otoño 1944: la ofensiva de los Pirineos. Desde los maquis en Francia hasta los maquis en España” que organizamos durante el otoño de 2004 en la Universidad de Toulouse, hemos exhumado las resoluciones de la recién nacida ONU la que, en febrero y luego en diciembre de 1946, definía con los términos siguientes el régimen de Franco: “por su origen, su naturaleza, su estructura y su comportamiento en general, el régimen franquista es un régimen fascista copiado de la Alemania nazi de Hitler y la Italia fascista de Mussolini, instituido en gran parte gracias a ellas”. Hemos sostenido el concepto de una “Segunda No Intervención”, ampliamente desconocida, mucho más criticable que la primera ya que los pueblos de España, abandonados por segunda vez en el momento en que el fascismo europeo estaba derrotado, fueron condenados, de hecho, a 30 años mas de dictadura.

Durante el otoño 2005, hemos apoyado que se celebrara en Pau un coloquio “Maquis de Francia y maquis España: los guerrilleros”. En el otoño 2007, en Pau también, con el título “Exilio y Memoria”, hemos organizado una serie de manifestaciones: exposiciones, proyecciones-debates, ceremonia oficial, concierto de homenaje que culminó cuando nuestros veteranos subieron a la tribuna entre los cuales contamos a Felisa Salinas, 103 años, quien declaró, los hombros ceñidos por la bandera roja, amarilla y morada: “!Jóvenes, por la República, quedar unidos!“.

Sin lagunas ni disfraces

En estas manifestaciones argumentamos en contra de lo que llamamos la Historia de relumbrón.

Por ejemplo, nos importa explicar que la guerra de España opuso los defensores de la República a los conservadores y fascistas españoles (bautizados de forma demasiado amable, “los nacionales” o a veces: los “nacionalistas”, sin comillas, lo que es una concesión perjudicial al vocabulario escogido por los facciosos mismos), armados y respaldados por los fascistas alemanes, italianos y portugueses.

Apoyándonos en testimonios y documentos, recordamos que en Argelès, Bram, Gurs, Le Barcarès, le Vernet, Saint-Cyprien, Rivesaltes, etc., nuestros padres fueron encerrados en campos de concentración dado que éste era el nombre administrativo oficial que se les daba y algunos ahora quisieran cambiarlo por “campos de internamiento”. Esos campos de concentración fueron lugares de sufrimiento -poco investigado- pero también lugares de lucha y un crisol de la resistencia política, aún menos estudiada.

Trabajamos para desvelar que en el año 1939, el gobierno democrático francés anterior al régimen de Vichy, entregó hacia la España franquista trenes enteros de refugiados españoles contra su voluntad. Recordamos que los primeros deportados desde Francia hacia los campos de concentración nazi fueron republicanos españoles: en agosto de 1940, apenas algunas semanas después de la votación que dio los plenos poderes a Pétain, fue el tristemente famoso “convoy de los 927”, que marchó desde el campo de concentración de Angoulême hacia el de Mauthausen.

Represión y desinformación franquistas

Durante cuarenta años, la desinformación franquista ha prosperado sobre el terreno de la derrota, de las masacres, de la represión, de la privación de las libertades fundamentales.

Durante cuarenta años, el cuadro de lectura de los fascistas, artesanos y beneficiarios de la guerra, ha sido la única manera de contar la historia de España. También la única manera de transformar España. Es el Caudillo, verdugo y tirano de España quien, apoyándose en las facciones más conservadoras, ha vuelto a instalar la monarquía.

Cuando Franco falleció, las fuerzas herederas de los ideales de la República no tuvieron la capacidad de imponer una ruptura bastante democrática es decir una constitución republicana que prolongase la de 1931. En 1978 es una constitución monarquista la que se propuso ante el sufragio y que fue aprobada.

Miedo, ignorancia y silencios de la Transición

La “Transición” ha vuelto a establecer una parte, valiosa, de las libertades fundamentales pero no logró abolir tantas coacciones, barreras, prejuicios, tabúes, gravados desde hace cuarenta años en las estructuras sociales y en la cultura colectiva. El franquismo no ha sido condenado como se debía, no ha sido erradicado. Siguió moldeando una gran parte de las corrientes de pensamiento de la sociedad española. El miedo mantenido durante tanto tiempo, fue brutalmente activado de nuevo con la tentativa de golpe de estado en febrero de 1981.

Hoy en día, más de treinta años después de la muerte de Franco, una parte de la clase política española parece anacrónicamente fuera de quicio en relación a las clases políticas de los principales países europeos. Aún no se atreve el gobierno español a proponer que se anulen las condenas pronunciadas bajo la dictadura.

Llegó el momento de decir lo que era el franquismo, llegó el momento de hacer justicia. Y de mantener vivos los valores democráticos y progresistas sin nigun fallo: no se puede buscar ningún tipo de conciliación con el franquismo, no más con el régimen de Vichy en Francia, no más hoy que ayer.

Hasta los perjudiciales retrasos actuales

En 2004 con motivo de la “Fiesta de la Hispanidad” (“Fiesta de la Raza” en tiempos de Franco), el gobierno trató de mandar desfilar juntos en Madrid a republicanos que habían participado en la liberación de París y a fascistas que habían combatido en la “División Azul”!.

En Francia, es totalmente imposible imaginar que antiguos pronazis participen en la más mínima manifestación de los millares de manifestaciones que se desarrollan cada año para conmemorar la Liberación del país y la Victoria de los Aliados contra el fascismo.

A fines de octubre pasado, el Ministro español de Asuntos Exteriores asistió a la beatificación de “víctimas de los rojos” en Roma... Nos hubiese gustado que, al volver, pasara por Montauban donde permanece desde el 3 de Noviembre de 1940 la tumba de Manuel Azaña, antiguo Presidente de la República; pero una vez más este año, ningún oficial español estuvo presente, con nosotros los exiliados españoles, en la ceremonia de homenaje que se le hizo.

Recordemos que en 2006, el Consejo de Europa y luego el Parlamento europeo han adoptado resoluciones que condenan el franquismo y respaldan su definitiva erradicación. Desde el 9 de agosto de 1944, el Gobierno Provisorio de la República Francesa, dirigido por el General de Gaulle, hombre de derechas, decidía anular todas las condenas pronunciadas por los tribunales del régimen del Mariscal Pétain. Hace poco, el Presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, francamente de derechas también, ha mandado avalar, pese al riesgo de disgustarles a algunos amigos suyos, que en todos los institutos de Francia, al inicio de cada año escolar, se lea la última carta de Guy Môquet, joven resistente comunista de 17 años, detenido en 1940 por la policía de Vichy y fusilado como rehén ; además, los Correos franceses han editado un sello con la efigie de Guy Môquet.

España padece un grave retraso en la relación objetiva con su Historia. ¿Cómo puede ser que la España moderna, nuestra España, aún no tenga la capacidad de honrar la memoria de Luis Companys o Julián Grimau u otras víctimas de la lucha por la Libertad?.

Ley de la Memoria: avances e insuficiencias

Una auténtica recuperación de la Memoria histórica sigue siendo el escollo para una verdadera reconciliación nacional. Es así como, tras dos años de tergiversaciones, el gobierno español ha presentado un proyecto de “Ley de la Memoria” que dicta un conjunto de medidas positivas, desde luego, pero que todavía adolece de graves insuficiencias. El 16 de octubre pasado lanzamos por Internet una petición clara y sencilla exigiendo lo siguiente:

  1. que se declare la ilegalidad del poder franquista desde sus orígenes y

  2. que se anulen de pleno derecho todas las sentencias políticas

Nos hemos centrado en estas dos únicas reivindicaciones, sumamente esenciales, intentando agrupar tanto a los que pensaban que “más vale poco que nada” como a los que opinaban que “más vale nada que una miseria”.

Seguir actuando por la anulación de las condenas franquistas

La petición fue firmada por antiguos combatientes de la República, antiguos brigadistas, antiguos resistentes, antiguos deportados, antiguos represaliados, así como por familiares, dirigentes de asociaciones, historiadores, etc...

El 31 de octubre, los diputados que acababan de recibir las primeras 900 firmas adoptaron el proyecto de Ley sin darnos satisfacción. Presentamos 1300 firmas a los senadores quienes debían examinar dicha ley después. Nosotros, nos alegramos cuando el grupo senatorial Entesa Catalana de Progrès propuso, a finales de noviembre, una enmienda que coincidía con la meta de nuestra petición. Pronto llegó la decepción : el 10 de diciembre, sin que hubiese un real debate, el Senado rechazó esta enmienda capital y adoptó la Ley con sus certeros avances, con sus progresos demasiado tímidos, con sus perjudiciales carencias.

Ahora, importa poner la Ley de Memoria a prueba: apoyarse en ella cada vez que sea útil y posible, encontrar sus límites, luchar para mejorarla. Es con esta perspectiva que nuestro portal http://anular.site.voila.fr/ queda abierto para nuevas firmas. Lectores de estas líneas, les invitamos a consultarlo y darlo a conocer.

Exhumar el pasado republicano de las fosas franquistas de la memoria

A pocas semanas de las elecciones generales, deseamos que las fuerzas democráticas españolas se refuercen y levanten una barrera frente a los que sólo sueñan con una vuelta atrás.

Hace muy poco, José Luis Rodríguez Zapatero declaraba que la España actual “se aproxima bastante a la con la cual soñaba Manuel Azaña”. Aquel sueño grandioso y generoso fue llevado en brazos durante décadas, en brazos y corazones, en sangre y lágrimas por una generación entera de españoles entre los cuales muchísimos, demasiados, fueron perseguidos, encarcelados, expoliados, exiliados.

Hoy, el deber de memoria, de agradecimiento y de justicia subsiste hacia los que compartieron el sueño del Olvidado de Montauban. Cabe, por supuesto, sacar el pasado republicano de las fosas franquistas de la memoria.

¡Antes que desaparezcan todos!

Es por eso que desde el exilio republicano de Francia, lanzamos este llamamiento:

Señor Jefe de Gobierno, Señoras y Señores Ministros,
Señoras y Señores Presidentes de las comunidades autónomas,

Antes de que los últimos veteranos desaparezcan, antes de que desaparezcan todos, nos alegraría encontrarles a ustedes:

  • en Montauban ante la tumba de Manuel Azaña,

  • en Argelès, Le Vernet, Gurs o Angoulême...

  • en París como en Toulouse, últimas moradas de ministros de la República.

Nos alegraría acogerles en Prayols, nos alegraría visitarles en Santa Cruz de Moya. !Ya es hora!

Estamos convencidos de que el fortalecimiento de las fuerzas democráticas no puede disociarse de su capacidad para honrar el pasado republicano como se lo merece, no puede disociarse de su capacidad para asumirlo plenamente, no puede disociarse de su capacidad para echar un puente de futuro entre la República de ayer y la de mañana: el puente del porvenir.

CHARLES FARRENY, HENRI FARRENY, RAYMOND SAN GEROTEO

Descargar en formato PDF