HEMOS ESCRITO 

VALLECAS / MADRID
16 DE MARZO DE 2006
Con JOSÉ ANTONIO VIDAL CASTAÑO
EN LA LIBRERÍA MUGA.

presentando su libro La memoria reprimida.

UNAS BREVES palabras SOBRE EL LIBRO.

Durante estos últimos años, aquellos que hemos querido profundizar en el conocimiento de lo que fue la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón, estamos de suerte. Desde el trabajo de Fernanda Romeu Alfaro, que fue la que abrió el camino, la primera en investigar en indagar en la memoria oral atendiendo a los protagonistas de aquellos hechos a través de la memoria, es decir, la reconstrucción de aquella realidad sobre el producto de entrevistas y/o escritos de los que allí estuvieron.

Desde el año 1986 hasta el presente hemos asistido a la publicación de diversas investigaciones sobre el devenir de los guerrilleros del levante. La Memoria Reprimida es un trabajo intenso que forma parte de la bibliografía de la AGLA, aunque también se detenga en la resistencia de los españoles en Francia con la presencia de Carme Casas y Leandro Saún entre sus protagonistas. Ambos serían detenidos en España por su participación en la reconstrucción del PCE.

El resto de las personas que participan en las entrevistas, tuvieron especial protagonismo durante el tiempo de estudio. Florián, Adelino formarían parte de la plana mayor de la AGLA. Remedios y Esperanza, por el contrario, representan dos figuras cruciales para entender el movimiento guerrillero. La primera figura, será la de tantas familias campesinas que serán reprimidas en todo los órdenes sociales por colaborar y marchar al monte con los guerrilleros. La segunda figura, es la que ambas representan, a su vez, la presencia tímida de la mujer en los campamentos guerrilleros.

Por tanto la lectura de este libro nos reportará de manera directa el testimonio de los protagonistas de los hechos, a los que hay que sumar a Vicente Rodrigo, los ojos de un niño que presenció la tragedia de Losa del Obispo. Hablamos de Historia oral, estamos ante una propuesta de cómo debemos aproximarnos al tiempo pasado.

El autor no esconde su participación en la lucha antifranquista que le condujo al exilio. Podemos sospechar, por tanto, que José Antonio, podría caer en la idolatración por empatía de aquellos que le precedieron en el tiempo, una efecto de halo entre la primera resistencia antifranquista y la última. Más allá del reconocimiento que todos tenemos por aquellos que en condiciones tan duras dejaron hacienda y familia para asistir, si no fueron abatidos, anteriormente, a la última derrota armada de la izquierda; más allá de convertir en pequeños altares republicanos cualquier celebración sobre los hechos silenciados, José María Vidal Castaño apuesta por el conocimiento y nos dice:

La memoria vinculada a la Historia Oral, como una disciplina científica sui géneris, pero que exige una toma de datos minuciosa y respetuosa con el ser humano y un meticuloso trabajo de campo, en tanto que considere a los testimonios como documentos orales.

Vamos a introducirnos en las páginas de la memoria reprimida, para viajar a unos de los momentos más difíciles de nuestro pasado, con el relato de los protagonistas y el trabajo riguroso del historiador.

Con ustedes José Antonio Vidal Castaño.