CARTA DE FCO. MIR AL ALCALDE DE MONROYO 

Excelentísimo
Ayuntamiento de Monroyo
A la atención del Señor Alcalde
Andrés Cros

Bellusco, 19 Octubre 2004

Muy señor mío,

Me llamo Francisco Mir Rodrigo, nací en La Ginebrosa (TE) el 8 de Octubre 1935 y desde el 1962 vivo en Italia en via xxxxxx, 20040 Bellusco, provincia de Milán.

Mi padre, José Mir Pastor, nacido en Zorita del Maestrazgo (CS) el 15 de Noviembre del 1907, durante la época franquista fue detenido el día 18 de Octubre 1947 y encerrado en la cárcel de Alcañiz. Desde el día 11 de Noviembre 1947 queda desaparecido sin mas noticias por parte de las autoridades públicas; oficialmente había salido de la prisión. Estuve, durante todos estos años, buscando cualquiera información sobre él, un nombre, un lugar, algo físico al que acompañar su recuerdo, todavía vivo en mí y en toda mi familia.

Varias noticias, nunca fundamentadas en pruebas concretas, voces del pueblo y confidencias de amigos y familiares me habían indicado siempre, que el cuerpo de mi padre no estaba lejos de la zona en que él había vivido. Sólo en estos últimos días, gracias á amigos y personas que, igual que yo, sufrieron en la misma época situaciones similares, pude aclarar que en el viejo cementerio de su ayuntamiento hubo un entierro de represaliados por la dictadura, justo en los días siguientes a aquel 11 de Noviembre. Hay gente aún viva que puede señalar por cierto donde se encuentran estos restos.

No creo sea difícil imaginar cuán grande es mi ilusión de conocer si allí se encuentra el cuerpo de mi amado padre, si al fin esta búsqueda termina felizmente, si tengo al fin un lugar donde dirigirme para rezar una oración o para llevar un ramo de flores.

Estimado alcalde, pido a usted la autorización para exhumar los restos de los enterrados en aquellas fechas para proceder a la autentificación oficial, de acuerdo con lo que establece la ley y según la forma que usted me indique, con el fin de conocer si José Mir Pastor se encuentra finalmente en un lugar concreto, a parte de estar en la memoria y en el corazón de sus hijos y nietos.

Dándole de antemano las gracias por todo lo que usted haga para dar respuesta a mi petición, me es grato aprovechar la ocasión para saludarle atentamente.

Descargar en formato PDF