CARTA DEL RESPONSABLE DE “DESAPARECIDOS” DE LA GAVILLA VERDE AL ALCALDE DE MONROYO 

Sr Andrés Cros
Alcalde de Monroyo

Sr Andrés:

Ante la carta que habéis enviado denegando vuestro permiso para buscar y exhumar la fosa, ya famosa por culpa vuestra, iba a redactar una respuesta oficial, pero me parece mejor enviarte esta sencilla nota en plan amigo.

Como ya he hablado muchas veces contigo, y ya conoces mi historia, te diré en primer lugar, que nunca me he encontrado con un caso semejante; siempre he encontrado personas de los ayuntamientos que han confiado en los especialistas y no han puesto las condiciones que vosotros; más bien nos han ayudado hasta personalmente en las exhumaciones.

Dada la situación de aquella época de la posguerra, y la falta de documentos, no es fácil dar con la situación exacta de una fosa, y tú lo puedes saber, pero sí más o menos, y los especialistas, en los que hemos de confiar, tienen sus técnicas.

El cementerio en el que hemos de hacer la exhumación hace tiempo que no se usa; no entiendo los problemas que debéis imaginar se pueden producir si encontramos otros restos; de ello también hablamos hace tiempo. Me parece que vosotros estáis politizando un asunto que es lo más sencillo del mundo, no entiendo qué ideas tenéis en la cabeza para, después de hablar tanto por teléfono sobre el tema y vosotros dejar pasar tanto tiempo sin hacer ni caso, nos enviais vuestra negativa apoyados en un argumento tan débil y tan sin sentido.

Me cuesta mucho creer que entre vuestra familia haya algún represaliado o algún desaparecido, pues si fuera así vuestra postura sería diferente.

No entiendo que desde el año 2002 ó 2003 que estamos hablando y solicitando vuestra ayuda, sólo hayamos obtenido trabas y frenos y al cabo de los años os dignéis enviar esta carta denegando el permiso porque vosotros mandáis más que nadie.

Supongo que debéis saber qué ha pasado en ese ayuntamiento, cómo se llevó a cabo un entierro de un grupo de personas fusiladas en una cuneta y lo hagan sin dejar documento alguno o si lo dejaron que hayan desaparecido también los documentos, o si no ha desparecido (ya desconfío de todo) que no os dignéis entregarlo a las familias que llevan muchos años buscando.

Casos como éste que nos ocupa hay muchos por desgracia en toda la geografía de España, muchos, y en niguno han puesto los impedimentos que vosotros habéis puesto y seguís poniendo, que yo sepa. Supongo que os dais cuenta que son casos de justicia y de humanismo. Supongo que os dais cuenta que han pasado muchos años y que muchos familiares que esperan el reencuentro de los restos de su familiar para darle digna sepultura según sus creencias son personas muy mayores y día que pasa, día que se acercan a que mueran sin cumplir su sueño. Supongo que sabéis que Marina, que fue la primera persona que estaba ilusionada con la recuperación de su madre (siempre tendremos la duda de si está o no en la fosa hasta que se lleve a cabo la exhumación e identificación, y en caso negativo seguiremos buscando) ya no podrá poner la lápida que tiene preparada ni enterarse de lo que pasa porque el alzhéimer no le dejará; la culpa es vuestra; sí hubiera participado y podría morir tranquila habiendo cumplido su sueño, si vosotros hubierais colaborado como es justo, desde el primer momento.

¿Qué pasa si cuando se buscan unos restos de hace ya tantos años se encuentran otros que no son los que buscamos? Pues no pasa nada; simplemente se tratan con el mismo respeto que tratas a los tuyos y los depositas en un lugar concreto donde los puedan encontrar sus familiares si un día los buscan.

A todo esto, os he de decir que, a finales de este mes se acaba el plazo de presentación de solicitudes de subvenciones para este proyecto en el Ministerio de la Presidencia. En ella hemos de poner la fecha aproximada de inicio de las obras de la exhumación; si se acaba el plazo, supongo que vosotros correréis con los muchos gastos que todas esta actividades conlleva.

Es mucho lo que te seguiría diciendo, porque me siento injustamente tratado por vosotros e impotente ante vuestra actuación; más que yo, que es lo de menos, siendo injustamente tratadas las víctimas desaparecidas que buscamos y sus familias.

Espero que el Justicia de Aragón intervenga en este asunto y que os haga reflexionar, e igualmente el Presidente en funciones de la Diputación de Teruel, a quienes he hecho llegar vuestra carta y un escrito explicativo.

Sólo hay una cosa que me hará despedirme con la mejor armonía, será que deis vuestro permiso a la mayor brevedad; mientras, sólo deciros que dejéis vuestro cargo a personas que entiendan que están al servicio de quienes más los necesitan.

Adolfo Pastor
Desaparecidos
La Gavilla Verde

Descargar en formato PDF