HIJOS DE REPRESALIADOS SE OPONEN A LAS EXHUMACIONES MASIVAS 

"No quiero que se toque a mis familiares, sólo saber dónde están"
- J. ABIETAR ZAHONERO | VALENCIA
Nombre * Email *

La sección 11 del cementerio de Valencia con una fosa común perfectamente dignificada como pretenden los familiares. La exhumación masiva de fosas comunes propuesta para el cementerio de Valencia no agrada a muchas familias de represaliados valencianos, que se oponen a esta iniciativa. Prefieren conocer dónde están sus familiares, pero no que se toquen los restos. Manuela, una vecina de Albalat de la Ribera con allegados enterrados en Paterna, mostró este sentimiento bastante generalizado.

"No quiero sacar a mis familiares de donde están, pero sí conocer su localización para que cuando vaya a honrarlos y llevarles flores se las deje a ellos y no a la personas de al lado", manifestó esta mujer.

Una alternativa que apoyan el Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valencia y La Gavilla Verde, ya que no hay "tantos familiares que hayan pedido exhumar y podría herirse la sensibilidad de otras personas", dijo Matías Alonso, coordinador del primer colectivo. Añadió que muchos sólo quieren dignificar las fosas y hacer memoriales como el de la sección 11 del propio cementerio.

Ambas agrupaciones se han personado en la causa que el juzgado de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional abrió sobre la búsqueda de desaparecidos de 1936 a 1951.

Además, también han solicitado una audiencia con Garzón y que un grupo de la comisión de expertos visite Valencia para comprobar el estado en el que están las fosas comunes de la ciudad para que sea "la Justicia quien cierre unas heridas abiertas demasiados años", señaló Alonso.

Hay 20 familias que han pedido exhumar, a las que se suman las que buscan a sus seres queridos y los casos que aparecen con el continuo goteo de llamadas diarias.

El coordinador de La Gavilla Verde, Pedro Peinado, explicó que esta asociación pretende actuar durante 2009 en cinco fosas comunes, la del cementerio civil de Valencia, Benagéber, Albalat dels Tarongers, una en Toledo y otra en Cuenca. En la segunda y la tercera cuentan con los datos que reflejan la existencia de 17 cadáveres (8 en Benagéber y 9 en Albalat) de guerrilleros o personas que colaboraron con ellos que fueron asesinados. Aseveró que estudian también fosas en Portaceli y Alpuente y que no descartan la existencia de más en Paterna, Valencia, Llíria, Castellón o Alicante.

Peinado recordó que aunque se declare incompetente a Garzón en la causa, las aperturas de fosas y las inhumaciones seguirán ya que los jueces de instrucción de cada demarcación tienen la "obligación legal" de rectificar dichas actuaciones y ordenar su continuación. Si se para el proceso "acudiremos a los jueces de instrucción que corresponda con las denuncias" y llegarán donde haga falta. Aunque, en caso de que se le declare incompetente, desde la organización, "nos presentaremos a las ayudas que concede el Ministerio" para iniciar los trabajos en las fosas, concluyó.