VILLAREJO DE LA PEÑUELA 

EXHUMACIÓN DE GUERRILLEROS DE LA A.G.L.A.

Nota de prensa FOTOS

A lo largo de ocho jornadas, entre el 28 de abril y el 5 de mayo de 2007, tuvo lugar la exhumación de una fosa común de guerrilleros de la A.G.L.A en Villarejo de la Peñuela (Cuenca).

La intervención arqueológica forense ha sido llevada a cabo por el Grupo Paleolab (Arqueología Funeraria y Bioantropología) de Valencia. El proyecto está coordinado por el antropólogo forense Manuel Polo y la arqueóloga Elisa García Prósper. El equipo técnico ha estado constituido por: Eva Cruz Rico (dirección técnica arqueológica), Helena Ruiz Conde (codirección técnica arqueológica), Carmen Coch Ferriol (técnico arqueóloga), Susana Llidó Torrent (técnico arqueóloga), Alejandro Gimeno Martínez (auxiliar de arqueología), Tamara Muñoz Peralvo (auxiliar de arqueología) y Sergio Polo Cerdá (auxiliar de arqueología). Además, contó con la colaboración de voluntarios de la Asociación La Gavilla Verde.

Las tareas de exhumación se documentaron en vídeo y formarán parte de un documental que dirige Juan José Cubillos (Valencia).

Esta exhumación se encuadra dentro del “Proyecto de investigación de desaparecidos y represaliados durante la época del maquis” coordinado por Adolfo Pastor Monleón que dirige la oficina de Desaparecidos de la Asociación La Gavilla Verde, y cuenta con la financiación del Ministerio de la Presidencia.

Los hechos investigados corresponden al asesinato de cuatro guerrilleros de la A.G .L.A fallecidos el 16 de octubre de 1948 por las fuerzas de la Guardia Civil en un lugar conocido como Cerro de la Cabeza en el término municipal de Villarejo de la Peñuela , donde se asentaba un campamento del sector. Con motivo del enfrentamiento resultaron muertos: Jesús Sevilla Herraiz (Martín), natural de Abia de Obispalía (Cuenca); Constantino Herraiz (El Pena y Chiribico), natural de El Recuenco (Guadalajara); José Argiles Jarque (Manolete), natural de Santa Cruz de Moya (Cuenca), y finalmente, un varón de identidad desconocida llamado “Jesús” (a) y de acento andaluz.

Los hechos se encuentran perfectamente documentados en la Memoria Histórica Anual de la Comandancia de la Guardia Civil de Cuenca correspondientes al día 16 de octubre de 1948. No obstante, en ningún momento se hace referencia a la inhumación de los cuerpos.

Los estudios testimoniales han permitidos a lo largo de los últimos años situar la fosa en el interior del cementerio municipal de Villarejo de la Peñuela. La labor incansable de Adolfo Pastor y los familiares de las víctimas, especialmente de Maximina Delgado Sevilla (†), permitieron acotar la investigación histórico-arqueológica y ahora antropológico-forense.

La imprecisión de los testimonios orales en situar el lugar exacto de la fosa hizo temer que la intervención podía ser complicada. No obstante, la aportación del Sr. Felipe fue clave para dar con la localización de la tumba múltiple. Una cata arqueológica de 1,25 m de anchura por 2 m de longitud permitió acceder a la fosa, orientada S-N y con una cota de profundidad de 2 m aproximadamente.

El estudio antropológico preliminar de campo permitió documentar que la fosa contenía restos humanos correspondientes a cuatro esqueletos, tres dispuestos en posición de decúbito supino y uno en posición de decúbito prono. Todos son de varones con edades comprendidas entre los 25-30 y 40-50 años aproximadamente, si bien estos datos se perfilarán en el estudio de laboratorio.

Los primeros resultados antropológicos y paleopatológicos indican que los cuatro cadáveres presentan abundantes fracturas perimortem (que se efectuaron en un tiempo muy próximo al momento del óbito) en miembros superiores e inferiores. Se trata de fracturas y fisuras costales, humerales, femorales y pélvicas sin supervivencia. Por otra parte, los cuatro cuerpos presentan politraumatismos craneales severos e incompatibles con la vida y cuyo mecanismo de producción fueron lesiones por arma de fuego y contusiones y aplastamiento por piedras de gran peso.

Durante los trabajos de exhumación se pudieron recoger cinco proyectiles de calibre corto asociados a los distintos esqueletos, que actualmente están siendo sometidos a un análisis balístico forense.

Actualmente, se están efectuando el estudio antropológico forense e identificación genética de los restos humanos recuperados. También se están analizando los objetos personales e indumentaria asociada a los cadáveres. En próximas semanas se tomarán muestras de sangre y mucosa oral de los familiares vivos para ser cotejadas con los perfiles obtenidos en los restos óseos.

Sirvan estas palabras para manifestar nuestro más sincero agradecimiento a Dña. Concepción Plaza Balbadena, alcaldesa de Villarejo de la Peñuela, por su amabilidad, humanidad y por su ejemplo en como se puede tramitar un proyecto de este tipo, a los vecinos de Villarejo que colaboraron en los testimonios para ubicar la fosa y a la Casa El Molón de Valdecolmenas de Abajo por acoger afectuosamente a todo el equipo durante los días de trabajo.

En unos meses estarán los resultados y por fin se cerrará el duelo de estas familias que podrán enterrar a sus seres queridos en un lugar digno y honrar su memoria.

Manuel Polo Cerdá
Coordinador Grupo Paleolab
Médico, especialista en Antropología Forense

Los gastos de la exhumación así como todas las posteriores actividades relacionadas con la identificación de restos, traslados, inhumación y homenaje son sufragados por la subvención del Ministerio de la Presidencia.

Recursos:

En los siguientes recursos podéis encontrar material gráfico y diversos trabajos.

Contactos:

Proyecto Subvencionado