EXHUMACIÓN DE NUESTRA ÚLTIMA FOSA EN ALBALAT DELS TARONGERS (VALENCIA) DONDE HEMOS ENCONTRADO NUEVE COLABORADORES DE LA GUERRILLA, DESAPARECIDOS DESDE ABRIL DE 1947 

A LOS NUEVE SE LES APLICÓ LA LEY DE FUGAS EN UN PARAJE DEL CAMINO DE SEGART, CERCANO A ALBALAT, EN ABRIL DE 1947.

La fosa acaba de ser exhumada entre los meses de Mayo y Junio de este año, con resultado positivo.

Como todas las exhumaciones que La Gavilla Verde ha propiciado desde 2003, ha sido fruto de un largo trabajo de investigación, esfuerzo, paciencia y entrega durante largos años.

La búsqueda de familiares y de la fosa empezó con la llegada del guerrillero José Manuel Montorio, “El Chaval”, desde Praga, de donde lo trajo La Gavilla Verde para participar en las Jornadas que desde el año 2000 se celebran en Santa Cruz de Moya. El nos explicó la historia de los puntos de apoyo de la comarca de Manzanera, Teruel, y especialmente los del Molino del Peinado, cercano a nuestro pueblo.

En este Molino, perteneciente a Torrijas, Teruel, fueron recibidos con los brazos abiertos el grupo de guerrilleros llamado Los Maños de los que formaba parte “El Chaval” y los del grupo de Delicado que habían llegado antes, desde los primeros momentos de su llegada a Javalambre. En él se reunían, en él comían, en él recibían todas las ayudas materiales y morales que en aquellos momentos y durante todos los años de estancia en la guerrilla necesitaban.

José Manuel, con aquella manera peculiar que tenía de explicar sus vivencias, con los ojos húmedos y chispeantes, nos nombraba a todos los componentes de aquella familia y la dramática historia ocurrida en el año 1947. Fueron delatados por una persona, que se salvó posteriormente de la justicia guerrillera, al escapar por la ventana de su casa de Los Cerezos. Toda la familia fue torturada salvajemente por la guardia civil: Especialmente María Lina, la madre, aun embarazada de su última hija Antonia, fue maltratada de forma inimaginable por aquellos esbirros, como animales salvajes, sin miramiento alguno. Carmen, la hija mayor, se interpuso abalanzándose encima de su madre y así la salvó de una muerte segura, siendo ella maltratada de la misma manera. Todo eso pasó cuando ya el Molino se había quedado sin los hombres protectores, pues la guardia civil se había llevado presos a Antonio Delgado padre y Antonio Delgado hijo, de diecisiete años. En el Molino sólo quedaban la madre, tres hijas, la mayor de unos quince años y el hijo pequeño. Aquellos valientes guardias civiles se aprovecharon de la indefensión de aquellas criaturas para dar rienda suelta a sus ansias salvajes y calmar sus más bajos instintos.

Después de Las Jornadas, en compañía de “Ángel”, otro de los nombres de guerrilla de José Manuel Montorio, investigamos el paradero actual de las personas que sobrevivían de familia del Molino del Peinado. Encontramos a aquella valerosa chiquilla que había salvado a su madre de la muerte y que “Ángel” tenía en su mente y en su corazón de manera especial, desde aquellos lejanos años. Carmen era una viuda septuagenaria que todavía conservaba sus bellos rasgos de infancia. Vivía en Santa Coloma de Farnés con sus dos hijos. Por ella nos fuimos enterando del paradero de cada uno de sus hermanos, Cándida en Mora de Ebro, Francisco en Valencia, Antonia en Barcelona. María Lina, su madre ya murió en Mora de Ebro. La salvaje represión deshizo y dispersó aquella familia como pasó con tantas y tantas otras…

Por ella, por investigaciones en archivos y por testigos fuimos reconstruyendo los hechos y encontrando familiares de aquel grupo de represaliados que ahora buscábamos en una fosa de ubicación todavía dudosa.

En Albalat dels Tarongers encontramos las actas de defunción que certificaban que la fosa estaba en el cementerio parroquial de este pueblo. La muerte de los nueve asesinados ocurrió el día quince de Marzo de 1947 y su inhumación dos días después.

José Martínez Rivera «Pepe el Mecánico»
Vecino de la estación de Rubielos de Mora, junto a la Venta del Aire en el término de Albentosa (Teruel). De 28 años en 1947, casado, natural de Orihuela (Alicante), mecánico establecido en la estación de Rubielos de Mora, que poseía un taller de reparaciones, tienda de comestibles y fonda. Dirigente del PC. Considerado como el punto de apoyo principal de la comarca, el cual tenía contacto con una nutrida red que asistía a los sectores 11º y 17º de la AGLA. Recibía los encargos y bajaba a Valencia a contactar con «Rodolfo» para su compra. Los puntos de apoyo contactaban con la cúpula de la AGL a través de él, y a su vez «Pepe el Mecánico» se entrevistaba con el dirigente «Andrés». Detenido en marzo de 1947, estuvo varios días sin delatar a nadie para dar tiempo a la guerrilla. Se le aplicó la ley de fugas. Contrajo matrimonio con la joven Rosa Corella, que quedó viuda al poco de casarse y nunca supo de lo que le sucedió a su marido, ni sabemos si lo llegará a saber, pues su hija Carmen está esperando el momento en que pueda darle la noticia del encuentro de la fosa y la exhumación de los restos.

Ernesto Marcos Escart
De 28 años de edad en 1947, soltero, natural y vecino de Manzanera (Teruel) De profesión chofer. Miembro del comité local del PCE. Estudió en Valencia. Era muy culto, trabajador y buena persona. Prefirió venir a su pueblo que quedarse en la ciudad. Puso un taller en Manzanera y él mismo arregló el coche de línea que hacía el trayecto entre la Estación de Mora y Arcos de Las Salinas (Teruel). Por su condición de chófer, mantenía contacto con numerosos enlaces y puntos de apoyo cercanos, así como con los de Camarena de la Sierra y de Riodeva. Subía algunas veces al campamento, mantenía reuniones con los guerrilleros y les llevaba tabaco. Detenido en marzo de 1947, se le aplicó la ley de fugas. Después de su asesinato, su familia fue muy perseguida y tuvieron que marchar a Yátova cerca de Buñol. Actualmente, su hermana Sagrario vive en Valencia, se encuentra bastante mal; su hermana Sacramento murió hace unos meses, vivía junto al Hotel de Manzanera, que era de la familia y lo tuvieron que dejar. Sus hermanos Pura y Manolo ya han muerto. Su sobrina Lorena, hija de Sacramento tiene un horno-pastelería en Los Cerezos.

Antonio Delgado Viadera
De 38 años en 1947, casado, hijo de Félix y Elvira, natural de Aljorra (Murcia), vecino de Manzanera en el Molino del “Peinado” desde que había terminado la guerra civil. Antes de la guerra no militaba en ningún partido y cuando estalló la guerra se hallaba en Horta de Sant Joan (Tarragona). 15 días después se incorporó como chofer voluntariamente donde permaneció hasta el final de la guerra, perteneciendo a la CNT, no fue detenido ni condenado. El Molino del Peinado en el término de Manzanera, constituía el principal punto de apoyo de los guerrilleros instalados en el campamento de la Nava en Torrijas, del 11º Sector. Estaba habitado por Antonio y su familia, y era un punto donde se reunían los guerrilleros. El enlace entre el campamento y el molino, era su hijo (Antonio Delgado Mir). Su padre, con un problema en los pulmones evitaba el polvo del molino y se dedicaba al teatro por los pueblos, pues toda su familia eran artistas antes de la guerra. Fue detenido junto a su hijo en marzo de 1947 y se les aplicó la ley de fugas. Los que los fueron a enterrar lo conocían porque había ido en multitud de ocasiones a aquella localidad a actuar como cómico, en un teatro ambulante. Antonio hacía los papeles más destacados y era muy buen actor. Era una larga familia de actores que les llevó a trasladarse a vivir a diversos pueblos, especialmente de la provincia de Valencia desde donde actuaban en los pueblos de los alrededores. Gonzalo Delgado Viadera, hermano de Antonio, fue director del teatro Eslava de Valencia.

Francisco Dolz Escriche «Paco de Nogueruelas»
Natural y vecino de Nogeruelas (Teruel), 46 años, casado, labrador. Masovero de la masía Río Quiliz. Él era el enlace entre esta masía y el campamento del Cerrado de la Tea desde mayo de 1946. En su masía comían, dormían y hacían reuniones. Los guerrilleros le pagaban por las cenas y por los encargos que les subía al campamento él solo o en compañía de Marcelino Monfort. Fue detenido en marzo de 1947. Según «Rubio», el cual lo vio antes de ingresar él mismo en guerrillas cuando lo llevaban detenido: estaba atado de los pies con una cadena y esposado, ensangrentado, magullado, muy triste, su mirada parecía que quería decir algo (...). Se le aplicó la ley de fugas.

Pedro Navarrete Gracia
Natural y vecino del barrio de San Blas de Teruel, soltero, labrador. Punto de apoyo. Al estallar la guerra su hermano fue detenido por votar al Frente popular. Cuando su hermano recobró la libertad, huyó con él a la zona republicana. Se enroló en la Brigada 57 y se afilió al PCE. Encuadrado en el SIEP (Servicio de Espionaje) en Teruel, se infiltraba en zona nacional, proporcionando información al EPR hasta que cayó prisionero. Pisó un campo de concentración y luego la cárcel; fue juzgado y condenado a 30 años. Salió en libertad provisional del penal de Santoña el 24 de diciembre de 1945. Fue el que indicó a «Pepito el Gafas» dos días antes (5 de julio de 1946) del asalto al tren pagador de Caudé, el camino por el que tenían que llegar. Fue detenido y se le aplicó la ley de fugas. *

Antonio Delgado Mir
Natural de San Jorge (Valencia), y vecino del molino del Peinado en el término de Manzanera. 17 años en el momento de su detención. Hijo de Antonio Delgado Viadera y María Lina Mir. Él era el enlace entre el campamento de la Nava en Torrijas y el molino, distante unas dos horas. Recogía los encargos, los hacía y llevaba los pedidos nuevamente al campamento. Fue detenido junto a su padre en marzo de 1947 y se les aplicó la ley de fugas.

José Martínez Belmonte
Hijo de José y de Sara. Vecino de Manzanera (Teruel), de 27 años en 1947, soltero. Fue incorporado al EPR por su quinta durante la guerra. Prestó servicio en la 48 Brigada del Cuerpo de Ferrocarriles como soldado, al fin del conflicto estaba en Valencia, se presentó a la G.C. en su pueblo, y no fue detenido. Militante del comité local del PCE en Manzanera. Cobrador de autobús de la línea entre la estación de Rubielos de Mora y Arcos de las Salinas. Colaboraba con la guerrilla ayudando al chófer del autobús, Ernesto Marcos Escart, el cual dirigía la red de ayuda distribuida en toda la línea. Fue detenido en marzo de 1947 y se le aplicó la ley de fugas.

Fernando Durango Palacios «Sastre»
Natural de Grañen (Huesca) y vecino de Arcos de las Salinas (Teruel), casado, sastre. Miembro del Comité Local del PCE. Antes de la guerra pertenecía al Partido Radical. Durante la guerra fue jefe de Abastecimientos durante cinco meses. Detenido a la finalización del conflicto, fue condenado a 20 años, estuvo en la cárcel hasta junio de 1943 cuando salió en libertad provisional. Su casa era un punto de apoyo, repartía propaganda y el periódico Mundo Obrero. Por su oficio de sastre le encargaron la adquisición y confección de ropa para los guerrilleros. Fue detenido en marzo de 1947 y se le aplicó la ley de fugas.

José Bertolín Cubero
Hijo de Carmelo e Isabel. Natural y vecino de Manzanera (Teruel), de 33 años en 1947, soltero, dependiente de comercio, tenía una tienda de ropas. Antes de la guerra pertenecía al Ateneo Libre Cultural de Manzanera. Sirvió en la guerra en la Brigada Mixta de la 8º División, acabándola con el grado de cabo y pasando por un campo de concentración y tras ser liberado y una vez licenciado, fue detenido al llegar a su pueblo. Fue juzgado y condenado a la pena de 14 años y 8 meses. Permaneció en la cárcel hasta el mes de octubre de 1943 y salió en libertad atenuada. Una vez en libertad formó la Comarcal y el Comité Local del PC de Manzanera en 1946, ocupando el cargo de Secretario General. Fue punto de apoyo de la guerrilla suministrando lo que necesitaban, a través de su tienda o por medio de otros miembros comprometidos. Informaba de los movimientos de la G.C. o del ejército. Detenido en marzo de 1947, se le aplicó la ley de fugas.

Nos faltaba ir encontrando los demás familiares. Y a ello dedicamos horas de teléfono, correos y visitas. Sólo nos ha sido imposible, de momento, encontrar familiares de Fernando Durango Palacios, tanto en Grañén, Huesca, su pueblo de nacimiento como en Arcos de Las Salinas donde residía, aunque hasta el final seguiremos investigando. En Nogueruelas, vive Teresa Dolz, hija de Francisco Dolz Escriche y su hermano Juan en Terrassa. En Teruel encontramos a Rosa Corella la viuda de José Martínez Rivera, Pepe el Mecánico, donde viven también las hijas de ésta fruto de su segundo matrimonio. En Valencia vive Consuelo la sobrina de Pedro Navarrete Gracia y su padre Agustín. En Manzanera, Sacramento, hermana de Ernesto Marco Escart y su hija Lorena y en Valencia otra hermana, Sagrario, aunque, como nos pasa en casi todas las exhumaciones, su hermana de Manzanera acaba de morir sin poder haber visto los restos de su hermano. En Teruel y en Barcelona los hermanos de José Martínez Belmonte, Juan de Dios y Rafael. En Valencia hemos encontrado un sobrino de José Bertolín Cubero.

Cuando se hizo público el plazo para la solicitud de subvenciones al Ministerio de Presidencia, los familiares constituyeron una agrupación. Una vez obtenida la respuesta positiva a dicha solicitud encaminamos los pasos a la búsqueda de la fosa dentro del cementerio, y la posterior exhumación de los restos. El grupo Paleolab, dirigidos por nuestro amigo el médico forense de la Universidad de Valencia, Manuel Polo, estuvo con nosotros y con los familiares desde el primer momento. Programaron los trabajos compaginados con las otras exhumaciones que teníamos proyectadas. Nueve jóvenes técnicos de diferentes especialidades, arqueología, antropología forense, antropología física, topografía, fotografía, empezaron a trabajar sin descanso, sacando palas de tierra en el lugar señalado por los testigos. No fue tarea fácil, pues el paso de tantos años hace que los testimonios difieran de la realidad. Se tuvo que ampliar el área primera, pero, al fin, la fosa fue localizada.

Con emoción comunicamos el hallazgo a los familiares que, en un día señalado se acercaron hasta Albalat dels Tarongers a contemplar la fosa, emocionarse al ver los restos de sus familiares y rendirles el humilde y primer recuerdo y homenaje, todos juntos, familiares, miembros de Paleolab y de La Gavilla Verde. Un miembro de Paleolab explicó a los familiares los trabajos realizados y los que quedan pendientes hasta el final.

En días posteriores, los restos de cada persona fueron exhumados, colocados en unas cajas y trasladados al laboratorio.

Con las técnicas forenses, fotografías, documentos de las autopsias y las muestras que durante los meses anteriores se tomaron a diferentes familiares, llegará la identificación de cada uno de los cadáveres. A continuación se entregarán a cada familia que será quien disponga del homenaje e inhumación que crea conveniente. La Gavilla Verde se siente unida a ellos y sentirá la misma emoción cuando llegue este momento de acompañamiento a las familias en el homenaje con el que cerrarán el duelo pendiente durante tantos años de angustia.

Prepararemos un homenaje especial a todos los represaliados de esta exhumación y a todos los de las demás exhumaciones, en Santa Cruz de Moya, cuando hagamos el homenaje a los guerrilleros. Tanto unos como otros merecen el agradecimiento de todos nosotros por su entrega y su lucha por la libertad, la justicia y la solidaridad.

Agradecemos a todas las personas que han colaborado tanto en la búsqueda de familiares como de documentos, a los testigos, al responsable del cementerio que desde el principio entendió la labor tan humana que es que las familias encuentren sus seres queridos represaliados, asesinados y hechos desaparecer por el franquismo, volverlos a inhumar dignamente y rendirles el último homenaje.

Adolfo Pastor
Desaparecidos de La Gavilla Verde
¡Sierra y Libertad!

BIBLIOGRAFÍA:

  • Fernanda Romeu Alfaro (2002) Más allá de la utopía: Agrupación Guerrillera de Levante. Cuenca: Colección Almud ISBN 84-8427-230-3

  • Josep Sánchez Cervelló y VV.AA. (2003), Maquis: El Puño que Golpeó al Franquismo. Barcelona: Flor del Viento ISBN 84-89644-83-7

  • José Manuel Montorio Gonzalvo "Chaval" (2007), Cordillera Ibérica - Recuerdos y olvidos de un Guerrillero. Gobierno de Aragón ISBN 978-84-8380-073-7

  • Salvador Fernández Cava. (2007), Los Guerrilleros de Levante y Aragón. 2 vols. Cuenca Tomebamba ISBN 978-84-923939-7-8

  • José Ramón Sanchís Alfonso. (2007), Maquis: Una Historia Falseada - La Agrupación Guerrillera de Levante. (Desde los orígenes hasta 1947). 2 vols. Gobierno de Aragón ISBN 978-84-8380-081-2

CONVERSACIONES CON:

  • José Manuel Montorio Gonzalvo, “Ángel”, “Chaval”

  • Carmen Delgado Mir

  • Francisco Delgado Mir

  • Cándida Delgado Mir

  • José María Flor Vicente

  • Juan Dolz Vicente

  • Terersa Dolz Vicente

  • Sacramento Marco Escart

  • Sagrario Marco Escart

  • Carmen López Corella

  • José Corella

  • Consuelo Barquero

  • Rafael Martínez Belmonte

  • Juan Andrés Martínez Belmonte

  • Samuel Azuara Bertolín

  • Pepe Ariete

Descargar en formato PDF