REÍLLO… ÚLTIMA HORA (JULIO DE 2012) 

Finalmente, después de infinidad de investigaciones, cuando pensábamos que no encontraríamos familiar alguno de “Mauro”, Rafael Galindo Royo, cuando ya se está procediendo a la identificación de los restos de los tres guerrilleros, nos ha llamado por teléfono su hijo. Dándose a conocer, con gran emoción nos ha solicitado los restos de su padre. La alegría fue mutua, por parte de Mauro, el hijo del guerrillero, cuyo nombre lleva con orgullo en honor de su padre, por parte de su hermana y de La Gavilla Verde. Su madre, la viuda del guerrillero, todavía vive pero ni siquiera podrá darse cuenta del momento que está viviendo la familia. Otro caso más que demuestra la injusticia del demasiado tiempo transcurrido desde aquellos asesinatos.

Sin perder tiempo, nos hemos puesto en contacto con Manuel Polo, el responsable de Paleolab.

Las gestiones han sido rápidas y ya se están preparando las muestras de un familiar de “Mauro” para realizar las pruebas del ADN..

Así pues, hemos de rectificar y constatar que los restos de Rafael Galindo Royo, “Mauro”, una vez identificados, serán entregados a sus familiares que los reinhumarán en el lugar que acuerden.

Solamente los restos de César Hilario García Lerín, “Loreto” volverán a ser reinhumados en el mismo cementerio de Reíllo, por voluntad de los familiares, en el lugar en que, en su día colocaron una lápida en su recuerdo. Motivada también tal decisión porque allí mismo llevaron las cenizas de la viuda de Loreto.

Descargar en formato PDF