AURORA PIÑANA CLEMENTE 

AURORA PIÑANA CLEMENTE, mi Madre.

Nació en AGUAVIVA (TERUEL), pertenecía a una de las familias más pobres del pueblo. Trabajaba haciendo labores para la gente, vivía en una casita muy sencilla en la parte baja del pueblo con sus padres y hermanos. Según me dicen las personas de su época y los familiares, era una chica muy guapa y cosía muy bien.

Se puso de novia con mi padre JOSE MIR CIPRÉS (el Cona), hijo de una familia de propietarios de los más prósperos del pueblo.

Mi padre, durante la guerra, se había incorporado al ejército Republicano y, al salir de la cárcel, volvió al pueblo donde tenía actividades políticas clandestinas y daba apoyo a los guerrilleros. Sobre este apoyo, mi madre y también su hermano Manuel ayudaban activamente, y, a causa de estas actividades, las autoridades de la época la desacreditaron, como hicieron con tantas otras mujeres en España, haciendo correr rumores de que estas personas tenían una casa de citas.

Se casaron en 1946 y yo nací en 1947. El mismo año, descubierto por la guardia civil, mi padre tuvo que marcharse al monte. Poco después, mi familia nos mandó a mamá y a mí a Barcelona para escondernos, pues la guardia civil estaba siempre en casa de mis abuelos y hermanos de mi padre investigando dónde se escondía (que por cierto, no lo sabían). Sólo se sabía que estaba escondido en los pinares de los alrededores del pueblo con los maquis.

El día 18 de Octubre del 1947, fue detenido junto con JOSÉ MIR, lo trasladan a la cárcel de ALCAÑIZ.

Durante esta época, mi madre que sabía que su marido se encontraba cerca del pueblo, se volvió de Barcelona para tratar de verlo. Fue entonces cuando la guardia civil la detuvo en Septiembre 1947.

Mi abuela y tías la visitaron en MAS DE LAS MATAS y ALCAÑIZ donde la trasladaron, hasta un día en que les dijeron que ya no estaba ingresada que había sido liberada el 11 de Noviembre, pero nunca más nadie de la familia volvió a verla.

Durante este tiempo y mucho más mi padre se quedó con los maquis en el monte hasta que pudo pasar a Francia.

Referente a la desaparición de mi madre, mi padre siempre me dijo que, por aquellas fechas llegó la información al maquis que un grupo de personas habían sido asesinadas cerca de MONROYO y que una de ellas era mi madre.

Mi padre murió en 1996; me pidió que sus cenizas fueran dispersadas en un lugar que le recordaba a su padre y a su mujer. Así lo he hecho.

MI DESEO ES PODER ENCONTRAR A MI MADRE QUE, DE MANERA CONCRETA ESTÁ MUERTA Y NO DESAPARECIDA Y QUE POR FIN DESCANSEN LOS DOS JUNTOS.

CONCEPCIÓN MIR PIÑANA, HIJA.