MENSAJE DE LA AMICALE DES ANCIENS GUÉRILLEROS ESPAGNOLS EN FRANCE – FFI 

Domingo 4 de octubre de 2009

Santa Cruz de Moya

Día del Guerrillero
Mensaje de la
Amicale des Anciens Guérilleros Espagnols en France – FFI
(Amical de los Antiguos Guerrilleros Españoles en Francia – Fuerzas Francesas del Interior)
Pronunciado delante del monumento dedicado a los Guerrilleros
Por Enrique Farreny del Bosque, vicepresidente

Queridos antiguos soldados de la República, queridos antiguos guerrilleros,
          queridos resistentes al fascismo, queridos represaliados por el franquismo,
                    queridos amigos y camaradas,
en nombre de la delegación, aquí presente, de la Amical de los Antiguos Guerrilleros Españoles en Francia, y en nombre de Narcis Falguera i Boixereu su presidente, que no podía viajar hoy hasta tan lejos, os transmito un muy fraterno abrazo. Agradecemos su invitación y su acogida a la Gavilla Verde, quien continua la acción de las Amicales de Antiguos Guerrilleros que fueron constituidas en España en relación con la nuestra, especialmente las de Catalunya y del País Valenciá.

Con nuestra delegación han venido dos antiguos combatientes de la República, que continuaron la lucha con la Resistencia española en Francia: un andaluz de Jaén, Francisco González, con 97 años, y un andaluz de Espejo, Virgilio Peña, con 96 años. Virgilio sobreviviente del campo nazi de Buchenwald, es el héroe de la película “Espejo rojo” (película que invitamos a descubrir y difundir)1.

Queridos amigos, en Francia, en 1944, con la alegría de la Liberación, luego en 1945 con la alegría de la Victoria de los Aliados, la legítima esperanza, “L’Espoir” que exaltaba años antes el escritor André Malraux, volvió a ser grande, inmensa.

Y así, lógicamente, el combate armado por la Liberación de Francia y por la “Reconquista de España”, emprendido desde 1941 por la pluralista Unión Nacional Española, la UNE, continuó al sur de los Pirineos. En 1944-45-46… acabar con el fascismo, en España también, parecía totalmente justo y posible: acabar con el fascismo donde la guerra contra él había empezado.

Pero en 1946 como en 1936, iba a prevalecer una segunda política de no intervención, esta vez no declarada pero igual de nefasta y que implicaría para el pueblo español treinta años más de dictadura: pues las declaraciones claramente antifascistas/antifranquistas de la joven ONU no fueron seguidas de los actos esperados.

Desde 1982 delante del “Monument nacional aux Guérilleros” en Prayols, y desde 1991 delante de este monumento en Santa Cruz de Moya, al Norte y al Sur de los Pirineos, cada año, se celebra la memoria de los Guerrilleros españoles, los del exterior y los del interior de España.

Día tras día, obramos, vosotros aquí y nosotros allá, para que la historia de la lucha contra el fascismo se conozca en su integridad y que se honre a todas las víctimas.

En esta justa perspectiva, reanudamos nuestras exigencias: anulación de pleno derecho de todas las sentencias políticas del franquismo.

Hace dos años, José Luis Rodríguez Zapatero declaró que la España actual “se aproxima bastante a la con la cual soñaba Manuel Azaña”. Señor Presidente del Gobierno de España, aquel sueño grandioso y generoso de Manuel Azaña fue llevado en brazos durante décadas, en brazos y corazones, con mucha sangre y lágrimas por una generación entera de españoles entre los cuales muchísimos, demasiado, fueron perseguidos, encarcelados, asesinados, expoliados, exiliados.

Señor Presidente del Gobierno de España, el deber de memoria, de agradecimiento y de justicia subsiste hacia los que compartieron el sueño de Manuel Azaña, El Olvidado de Montauban. Igualmente, el deber de memoria, de agradecimiento y de justicia subsiste hacia todos los que compartieron la divisa del Olvidado de París, el Presidente del gobierno Juan Negrín: “Resistir es vencer”…

El mismo Manuel Azaña afirmó: “La Historia la escriben los vencedores…”.

El gran escritor francés Albert Camus, premio Nobel de literatura, insistió: “Mal nommer les choses, c’est ajouter aux malheurs du monde…”, “Mal nombrar a las cosas, es añadir a las desgracias del mundo…”.

Queridos amigos, ayer anoche, las centenas de asistentes a la ceremonia de homenaje a los antiguos guerrilleros, han oído nuestro camarada Luis Martí Bielsa, de la “Amical de Antics Guerrillers de Catalunya” y de la “Amical de ex Presos Politics de Catalunya”. Haciendo referencia a la guerra del 36 ha dicho, con mucha fuerza: “la guerra que nunca llamaré de civil”. Aquí viene un problema importantísimo, del cual habíamos expresamente debatido ayer por la mañana entorno al tema “Nuevas miradas sobre los Republicanos españoles”.

“nacionales”, “guerra civil”, “España nacional”, “guerra civil española”…
¿ Expresan bien estas palabras lo esencial de lo que fue y queda el franquismo ?
¿ Expresan bien lo esencial de lo que fue la guerra del 36 ?

Debemos recoger con mucho rigor las enseñanzas de los veteranos… Hace unos minutos, aquí mismo, el antiguo guerrillero José Navarro ha deseado que se escriba mas objetivamente la Historia.

Sin pretensión expreso ahora, aquí, una reflexión de no sólo nuestra Amical de Francia, sino de muchas otras entidades y personas con las cuales compartimos debates y acciones: conviene completar – extender, profundizar, estructurar, ajustar - el conocimiento colectivo llamado Historia; simultáneamente conviene expresar mejor lo esencial.

En particular, en los colegios, para la juventud, para mucha gente,
lo esencial de la Historia debe expresarse y transmitirse, en pocas palabras...
en pocas palabras pero las mas meditadas, las mas adecuadas, que se pueda
.

Queridos amigos, en la guerra del 36, la lucha no era entre “nacionales” y republicanos; una mejor aproximación (binaria como la precedente) es: entre republicanos y fascistas, o si preocupa el adjetivo fascista: entre republicanos y antirrepublicanos.

La guerra del 36 no se puede seriamente resumir como “la guerra civil” o “la GCE”, esas son designaciones que interesaban a los vencedores del 39 y a los no intervencionistas del 36 y del 46.

Para esos dos grupos de “vencedores”, siempre ha cabido minorar el papel de los ejércitos fascistas.

En España, la guerra del 36 se puede mejor designar como:
          la guerra antifascista (primera página de la llamada “2ª guerra mundial”)
                    o la guerra antifascista española
(GAE)
                              o la guerra antirrepublicana,
                                        o la guerra antirrepublicana española
(GAE)
o simplemente : la guerra del 36, del 36-39, del 1936, del 1936-39…

Queridos amigos y camaradas,
          echemos un puente de conocimiento y de modernidad por encima de los Pirineos,
                    echemos un puente entre la República de ayer y la de mañana.
                              ¡Viva la República!

Descargar en formato PDF