RESOLUCIÓN DE 15-01-2002, DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE CALIDAD AMBIENTAL, SOBRE LA DECLARACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL DEL PROYECTO DENOMINADO CONCESIÓN DE EXPLO­TACIÓN SAN JUAN Nº 1.208, CUYO PRO­MOTOR ES SILICES Y CAOLINES MARTI, S.L., EN LOS TÉRMINOS MUNICIPALES DE GRAJA DE CAMPALBO Y SANTA CRUZ DE MOYA, (CUENCA) 

La Ley 5/99, de 8 de abril. de Evaluación de Impacto Ambiental, establece la obligación de formular Declaración de Impacto Ambiental, con carácter previo a la resolución administrativa que se adopte para la realización o, en su caso, autorización de la obra, instalación o actividad de las comprendidas en los anexos a la citada disposición.

Con fecha 13 de septiembre de 2001, tiene entrada en la Consejeria de Agricultura y Medio Ambiente, el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto “Concesión de Explotación San Juan Nº 1.208”, publicándose en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha núm. 119 la Resolución de 25-10-2001 de la Dirección General de Calidad Ambien­tal por la que se ordena la publicación del anuncio de apertura del plazo de información pública del citado Estudio.

Cumplido el plazo de información, se han recibido alegaciones al Estudio de Impacto Ambiental, por parte de, D. Adolfo Pastor Monleón, Dña. Consuelo Martínez Rubio (Ayuntamiento de Graja de Campalbo), D. Fernando Antón, Dña. Mª Angeles Tortajada Pastor, Pleno de la Corporación Muni­cipal de Santa Cruz de Moya. D. Teo­doro Baeza Tortajada (Sociedad Coo­perativa Serra Turia) y Don Pedro Pei­nado (Asociación la Gavilla Verde).

En consecuencia, esta Dirección General de Calidad Ambiental, en el ejercicio de las atribuciones conferidas por el Decreto 126/1999, de 29 de julio, y el art.4 de la Ley 5/1 999 de 8 de abril, de Evaluación de Impacto Ambiental, formula, a los solos efectos ambientales, la siguiente Declaración de Impacto Ambiental.

El proyecto que se presenta a Evalua­ción de Impacto Ambiental pretende la explotación de arenas caolíniferas en la cantera denominada ‘Concesión de Explotación San Juan Nº 1 .208’, recur­so de la Sección C) en los términos municipales de Graja de Campalbo y Santa Cruz de Moya.

La cantera solicíta la explotación en dos zonas denominadas Zona San Juan Norte y Zona San Juan Sur.

Examinada la documentación presentada, esta Dirección General de Calidad Ambiental considera ambientalmente viable la actuación proyectada en la Zona San Juan Norte, siempre que se cumplan las determinaciones incluidas en el Estudio de Impacto Ambiental y en la presente Declaración, que deberán ser incorporadas en la autorización que conceda el correspondiente órgano sustantivo (Delega­ción Provincial de Industria y Trabajo de Cuenca).

En caso de que existiera contradicción entre lo estipulado en el Estudio de Impacto Ambiental y la presente Declaración de Impacto Ambiental, prevalecerá lo dispuesto en esta última.

El material de la explotación objeto de la presente Declaración será extraído sin sufrir ningún tratamiento dentro del perímetro de la mina. En caso de que se quiera instalar una planta de trata­miento en la cantera se deberá some­ter al procedimiento de evaluación de impacto ambiental según establece la Ley 5/1 999, de 8 de abril, de Evalua­ción del Impacto Ambiental de Castilla- La Mancha.

La Zona San Juan Norte a explotar, de acuerdo con el Estudio de Impacto Ambiental presentado se limitará a una superficie de 3.8 hectáreas, cuyas coordenadas UTM son:

X Y
650.912,60

651.019,49

651.095,00

651.052,71

650.881,92
4.417.345,00

4.417.265,50

4.417.281,52

4.417.526,53

4.417.490,20 

Primera.- Protección a infraestructuras.

La explotación afecta a una pista forestal, a la que se debe dar paso alternativo en su paso por la zona, debiendo quedar en la fase de restauración en las mismas condiciones iniciales.

Segunda.- Medidas para la conservación de los Espacios Naturales Protegidos.

Se dejará una franja de protección al menos de 10 metros sin explotar, por debajo de los escarpes naturales y comunidades rupícolas no nitrófilas, que quedará determinada por la Delegación Provincial de Agricultura y Medio Ambiente de Cuenca. Los escarpes y las formaciones vegetales mencionadas son elementos geomorlogicos y hábitats naturales de protección especial incluidos en el Anejo 1 dicha Ley, de acuerdo con su artículo 94, se prohíbe alterar o destruir dichos elementos.

Tercera.- Medidas de protección de la calidad del aire.

A fin de cumplir con la normativa vigente respecto a los niveles de emisión de particulas a la atmósfera y con el fin de minimizar la producción y dis­persión del polvo generado durante la extracción y transporte de material, se tomarán las siguientes medidas:

  1. Retirada de las acumulaciones de polvo de las cunetas y de las zonas de carga.

  2. Los camiones encargados del transporte de material deberán ir debidamente cubiertos con lonas que minimicen la emisión de polvo y materiales en suspensión a la atmósfera.

  3. Para el riego de la plaza de la cantera y caminos se deberá añadir al agua de riego aditivos higroscópicos que retengan el agua y disminuyan la evaporación, fundamentalmente en la estación seca.

  4. El proyecto se encuentra recogido en el Anexo II del Catálogo de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera, Grupo B (epígrafe 2.2.1) del Decreto 833/1975, que desarrolla la Ley 38/1 972 de Protección del Ambiente Atmosférico, por lo que el promotor debe presentar proyecto específico de medidas correctoras de contaminación atmosféricas, así como atenerse a lo dispuesto en dicha disposición.

Cuarta.- Protección del sistema hidrológico e hidrogeológico.

  1. Se deberán cumplir las siguientes medidas preventivas para evitar la contaminación de los cursos de agua:

  • La escorrentía del conjunto de la zona afectada por las labores, incluida la zona restaurada y la totalidad de las escombreras y acopios temporales, deberá recogerse y evacuarse mediante canales u otro tipo de conducciones a una balsa que actúe como decanta­dor estático, para evitar contaminación física (arenas, limos y arcillas) o química (hidrocarburos y aceites) de la red fluvial.

  • Transcurrido el periodo de explotación, el sistema de decantación permanecerá operativo recogiendo la escorrentía de la cantera completamente restaurada, debe mantenerse su funcionalidad hasta el momento en que se compruebe la completa estabilización frente a la erosión.

  • Las conducciones de transporte de escorrentías y drenajes a la balsa deben calcularse de manera que garanticen el transporte sin desbordamientos de la escorrentía producida por el aguacero de la mayor intensidad previsible para un periodo de recurrencia de 50 años.

  • La balsa deberá estar construida en desmonte. Se debe justificar técnicamente su estabilidad frente a movimientos en masa del terreno o a la acción de lluvias excepcionalmente intensas y prolongadas, así como su resistencia a filtraciones.

  • En caso de constatarse la necesidad de evitar los efectos del viento sobre la decantación, los márgenes de la balsa se apantallarán mediante plantación de vegetación o cualquier otro dispositivo.

  • La limpieza de los sedimentos de la balsa debe realizarse al menos cuando en alguna de sus secciones alcance la mitad de su profundidad. Esta operación se realizará en seco, debiendo preverse en su diseño la posibilidad de dividirla en dos subunidades funcionales, que permitan incluso en los períodos de secado y vaciado de una de las partes que exista una superficie de decantación efectiva en la otra ante eventuales precipitaciones.

Quinta. - Protección del suelo.

Previo al inicio de la actividad, deberá retirarse la capa de tierra vegetal existente en la explotación y se almacenará en cordones en los límites de la parcela a explotar. La altura máxima de estos cordones será de 1,5 metros y se abonará y sembrará con leguminosas, con el objetivo de mantener sus propiedades orgánicas y bióticas minimizando así además
los efectos de la erosión y escorrentía sobre ella y con el fin de ser utilizada en la fase final de restauración del terreno como capa de tierra vegetal en condiciones óptimas.

Sexta.- Plan de Recuperación Ambiental.

Se seguirán las medidas tal y como se recogen en el Estudio de Impacto Ambiental y se tendrán en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Las labores de restauración se llevarán a cabo paralelamente a la explotación de forma que una vez alcanzada la plaza de cantera, y siempre que la circulación de la maquinaria así lo permita, se vaya restaurando anual­mente el espacio afectado.

  2. El perfil final de restauración del terreno tendrá un talud no superior a 1V:3H.

  3. Deberán realizarse las labores de mantenimiento necesarias hasta conseguir el desarrollo adecuado de la vegetación implantada. A este respec­to, no se considerará finalizada la restauración hasta no se hayan dotado los terrenos afectados de una cubierta vegetal del 80/o.

  4. Al finalizar la explotación se procederá a la limpieza y recuperación de todas las vías originales que hubieran sido afectadas directa o indirectamente por aquella.

  5. Deberá incluirse en las medidas correctoras la retirada a vertedero de toda la instalación auxiliar una vez terminada la explotación (maquinaria utili­zada, cerramiento instalado durante la etapa extractiva, etc.).

Séptima.- Seguimiento y vigilancia.

Para llevar a cabo el programa de seguimiento y vigilancia el promotor deberá asignar un responsable del mismo, notificando su nombramiento al Órgano Sustantivo, como encargado último del control e inspección del cumplimiento de dicho programa y de las condiciones fijadas en el presente Informe.

Todas las actuaciones y/o mediciones que se realicen en aplicación del programa de seguimiento y vigilancia deberán tener constancia escrita en forma de actas, lecturas, estadillos, etc, que permitan comprobar su correcta ejecución y el respeto de los trabajos a las condiciones establecidas y a la normativa vigente que les sea de aplicación.

En el primer trimestre de cada año, desde el inicio de la actividad y durante todo el periodo de tiempo que dure la misma, se realizará informe y repor­taje fotográfico sobre los trabajos de explotación y restauración realizados el año anterior.

El seguimiento y la vigilancia incidirán especialmente a los siguientes puntos:

  • Control de la posible presencia de materiales ajenos a la explotación que pudieran provocar contaminación superficial o subterránea, edáfica o hídrica.

  • Control de los niveles de ruido y polvo generados, analizando la efectividad de las medidas correctoras adoptadas y la necesidad de mejorarlas.

  • Control de que se mantiene sin alte­rar la banda de protección a los escarpes naturales.

  • Control del buen funcionamiento de balsa de decantación y de la no, afección a la red fluvial.

  • Control de la calidad de la tierra vegetal de los acopios.

  • Control de la aparición de restos arqueológicos.

  • Control de los trabajos de explotación y restauración cumpliendo las condiciones establecidas en el Estudio y en la Declaración.

Del examen de la documentación recibida y de las inspecciones llevadas a cabo por el Órgano Sustantivo y por el Órgano Ambiental, podrán derivarse modificaciones de las actuaciones previstas, en función de una mejor conse­cución de los objetivos de la Declaración de Impacto Ambiental. Estas modificaciones tendrán que ser autorizadas conjuntamente por ambos órganos.

Las medidas adoptadas en el Programa de Vigilancia Ambiental deberán quedar valoradas dentro del presu­puesto del Proyecto.

Octava.- Documentación adicional.

La documentación a presentar por el promotor según el presente informe ambiental será:

  1. En la Delegación Provincial de Industria y Trabajo de Cuenca, con copia a la Delegación
    Provincial de Agricultura y Medio Ambiente.

  1. Previo a la autorización del proyecto:

  • Anexo de la valoración del Programa de Vigilancia Ambiental.

  • Anexo al proyecto donde se justifique técnicamente la estabilidad de la balsa de decantación.

  1. En el primer trimestre de cada año, desde el inicio de la actividad y durante todo el periodo que dure la misma:

  • Informe y reportaje gráfico sobre los trabajos de explotación y restauración realizados.

  1. En la Delegación Provincial de Agri­cultura y Medio Ambiente de Cuenca.

    1. Previo al inicio de la explotación:

      • Croquis del paso alternativo que se va a dar a la pista forestal afectada.

    2. Antes de finalizar el primer año desde el inicio de la explotación: Documento de aceptación con gestor autorizado para la gestión de residuos peligrosos, que asegure la recogida de residuos procedentes del mantenimiento.

    3. Proyecto especifico de medidas correctoras de contaminación atmosférica.

      • Fundamentos de la inviabilidad ambiental en la Zona San Juan Sur.

La explotación afectaría a una densa masa forestal, en buen estado evolutivo, compuesta principalmente por pino laricio (Pinus nigra) y coscoja (Quercus coccifera).

El hábitat de Pinus nigra, se encuentra recogido en la Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la Conservación de los Hábitats Naturales y de la Fauna y Flora Silvestre (DOCE núm. L 206, de 22 de julio de 1992) y en el Real Decreto 1193/1995, de 7 de diciembre, por el que se establecen medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábi­tats naturales y de la flora y fauna silvestre (BOE, ním.151 de 25 de junio de 1998).

Dentro del Anexo 1 de ambas normas se encuentra declarado como “Tipos de hábítats naturales de interés comunitario cuya conservación requiere la designación de Zonas de Especial conservación’, en concreto como especie prioritaria dentro de “Pinares mediterráneos de pinos negros endémicos”.

Además, la apertura de la cantera acti­varía un fuerte proceso erosivo sobre la ladera ya iniciado, debido a la elimi­nación de la cubierta vegetal, e influiría sobre el valor paisajístico en detrimento del desarrollo rural de la zona.

Toledo, 15 de enero de 2002

El Director General de Calidad Ambiental

ECO. JAVIER NICOLÁS GÓMEZ