DISCURSO VIRGILIA ANTÓN. VICEPRESIDENTA DE LAS CORTES DE CASTILLA-LA MANCHA 

Participar como Vicepresidenta de Las Cortes de Castilla La Mancha en este acto de hermanamiento entre Prayols y Santa Cruz de Moya, tiene para mí un significado muy especial.

No podría ser de otra manera teniendo en cuenta que es Santa Cruz de Moya el lugar del que soy y al que pertenezco. El pueblo en el que vivieron mis padres y mis abuelos y en el que espero poder seguir compartiendo con mi familia y amigos sueños e ilusiones.

Pero no menos importante es representar a Las Cortes de Castilla La Mancha porque hablar en nombre de la Institución que recoge la Soberanía de un pueblo, no es cosa común ni en nuestra historia reciente, ni en este mundo. Por eso quiero resaltar este hecho en un acto en el que además de hermanar a dos pueblos unidos por la historia, por el deseo de sus representantes y sus gentes, estamos dando una muestra de que solo a través del conocimiento se puede llegar al reconocimiento como iguales.

Permítanme que les diga que este asunto me parece especialmente importante en un momento histórico definido por la Extrema Desigualdad entre el primer y el tercer mundo, entre hombres y mujeres, foráneos e inmigrantes, ricos y pobres, pero también determinado por la globalización de la economía, de la tecnología, y de la información, que hacen que a nuestros ojos el mundo sea cada vez mas pequeño. Un mundo tan injustamente estructurado como para que con lo que se gastan los estadounidenses en comida para sus animales domésticos se evitaría el hambre endémica en el continente africano.

Sin embargo ni los avances tecnológicos, ni la globalización económica, ni la extensión de la información han podido evitar que este inicio de siglo este marcado por el terrorismo, por la falta de libertad de muchos pueblos y por la incapacidad demostrada de las organizaciones internacionales para garantizar la PAZ en el mundo.

En nuestro país, España, se han producido recientemente hechos que nos deben hacer a todos reflexionar sobre el pasado y el futuro y sobre las responsabilidades que como ciudadanos y ciudadanas de Europa y del mundo tenemos que asumir.

Desde el pasado once de marzo, hay en Madrid 192 personas menos. 192 ciudadanos del mundo que viajaban en los trenes de la muerte con sus problemas, sus ilusiones y sus sueños por cuya perdida quiero manifestar mi pesar y a cuyos familiares trasmito mis condolencias.

Pero tras ese sangriento atentado los españoles no hemos mirado hacia otro lado. Millones de personas nos echamos a la calle para exigir el NO A LAS GUERRAS, NO AL TERRORISMO, manifestar QUE OTRO MUNDO ES POSIBLE y exigir en una actitud de madurez democrática LA VERDAD.

Apenas unos días después el pueblo español expresaba masivamente su voluntad en las urnas, provocando un cambio de gobierno y exigiendo la retirada de las tropas españolas de Irak.

Estos hechos han sido calificados por la derecha española y mundial como el sometimiento de la voluntad del pueblo español al deseo de Al, Qaeda.

!Qué ciegos están los que así miran y analizan la historia! Son los mismos que piensan que no es necesario mirar atrás para recuperar la memoria histórica de pueblos como Prayols o Santa Cruz de Moya. Que los que sufrieron 40 años de atroz dictadura en silencio o los que lucharon por liberar a Europa del fascismo no merecen ser escuchados.

Bien distinta debe ser en mi opinión la interpretación de lo ocurrido. Lo acontecido a partir del once de marzo ha de entenderse como la apuesta de la sociedad por una democracia verdaderamente participativa y civil, e iniciativas como las que viene desarrollando "La Gavilla Verde" en colaboración con la Universidad de Castilla La Mancha y el Ayuntamiento de Santa Cruz de Moya, al igual que estos primeros encuentros en Prayols, en cuyo marco se encuadra este hermanamiento, contribuyen a crear la sociedad madura y democrática capaz de cambiar al mundo. Porque la recuperación de la memoria es la mejor herramienta para evitar que los errores de la historia vuelvan a repetirse.

Este hermanamiento, la lucha compartida de maquis, partisanos, resistentes…. Pone de manifiesto que en todas las circunstancias LOS PUEBLOS ESTÁN POR ENCIMA DE LAS NACIONES.

Luther King afirmaba que "cuando reflexionemos sobre nuestro siglo XX no nos parecerá lo mas grave las fechorías de los malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas".

Que este encuentro en el que participamos y este hermanamiento que hoy celebramos contribuyan a que la frase de Luther King no pueda aplicarse en este siglo XXI recién empezado.

Este es mi deseo.

Muchas Gracias.

Prayols, 8 de mayo de 2004.

La Gavilla Verde.