ECOS SOBRE UN GRAN ENCUENTRO. JANINE PASCAL. PRESIDENTA DE RÉSISTANCES, MÉMOIRES ET FRATERNITÉ 

De estos cinco días de nuestros primeros encuentros prayolenses, lo que sobresale es que las previsiones de nuestra organización y de nuestros objetivos han sido sobrepasados.

En el ambiente sobre todo.

Cada uno de los participantes se encontró envuelto de este espíritu de resistencia, memoria y fraternidad impulsado por la presidente de la Asociación encargada de la organización y el municipio de Prayols.

Cifras de participación evocadoras.

Una sala municipal llena de adolescentes, padres, profesores para el acto del miércoles donde se entregaron los premios del Concurso de la Resistencia. 170 colegiales recibidos el jueves y viernes en el pueblo y sensibilizados por los sacrificios de los Guerrilleros. 250 participantes a la conferencia del sábado por la tarde, 260 espectadores por la noche, 250 invitados en la Cena de la Fraternidad, 40 personas a la Marcha popular internacional del domingo.

El duende presente.

No solo esta magia reino durante el recital de flamenco de Manuel Rodríguez sino también a lo largo de las cinco jornadas. Evoquemos el soltar de las palomas por los niños de los dos pueblos desde las escaleras del Ayuntamiento, la manera de contar de Olivier de Robert sobre los recuerdos de guerrilleros delante del refugio de Bartat y bajo el árbol de la Libertad. El acogimientos de 57 habitantes de Santa Cruz por los de Prayols el viernes por la noche, la corografía de los colegiales de Prayols-Ferrieres…

Muchísima emoción.

Las palabras de los testimonios conmovieron hondamente. Muchas gracias al señor Ramos y a su esposa, al señor Alonso, a Jean Sannac que nos permiten a nuestra vez ser trasmisores de la Memoria.

Encuentros y encuentros.

Aquellos días, más allá de lo organizado, con azares extraños fueron la ocasión para unos de encontrarse de nuevo; así, durante la presentación de la película de Jean Ortiz, exclamó Jean Laille: la última vez que nos vimos era en Colombia.

Y esta señora de Colomiers, en las afueras de Toulouse leyendo en el periódico lo ocurrido en Prayols: Yo he nacido en Santa Cruz de Moya y no he vuelto nunca a mi pueblo. Si hay sitio en el autobús quisiera venir allá con vosotros.

A esta tarea se une casi todo nuestro pueblo, que se ha convertido en un referente de la recuperación de la memoria histórica y el reconocimiento y dignificación de los luchadores antifranquistas.

En este gran día, necesito recordar a Raquel Pelayo, "La Peque" guerrillera en Cataluña y presidenta de AMICAL de Madrid, fallecida y esparcida sus cenizas por sus nietos en el monumento en un frío diciembre. A Doménech Serra, de Amical de Cataluña y guerrillero en el Alto Aragón. A Julián Córdoba, Presidente de la Diputación Provincial de Cuenca en aquellos momentos, que nos ayudaron a cambiar la etiqueta política de Cuenca en aquella joven democracia que empezábamos a disfrutar.

Este acto me llena de paz interior por haber cumplido con la recomendación que por parte de las personas antes citadas se me hizo. Pido que a partir de ahora todos los guerrilleros antifascistas sean respetados y tratados social y políticamente en igualdad en esta gran Europa que resiste, que tiene memoria, que impregnada de fraternidad queremos que siga creciendo y mejorando apoyada en los grandes pilares elegidos para la placa del monumento de nuestro y vuestro pueblo Santa Cruz de Moya: la PAZ, la LIBERTAD y la DEMOCRACIA.

Merci Janine, merci Francis, merci village de Prayols, merci à tous les amis.

¡VIVA LE JUMELAGE! ¡VIVA LA FRATERNITE!

Prayols, 8 de mayo de 2004.

La Gavilla Verde.