* Santa Cruz de Moya | El Carnaval
Los Judas [2007] Notas sobre las Fiestas de San Blas El Carnaval

EL CARNAVAL.

Sofía Lázaro

El carnaval tendrá sus razones pero considero que la principal sería la oportunidad de la fecha: nos encontramos en el momento en que se deja atrás el crudo invierno y comienza a presentirse la primavera. La primavera altera la sangre, y da alegría al cuerpo, de la misma forma que altera el paisaje y pone verdor a los campos.

Quizá de carácter religioso en sus remotos orígenes, el Carnaval abarca "el periodo de los los tres días que preceden al Miércoles de Ceniza" que da paso a la cuaresma, la cuaresma tiempo de la austeridad, del ayuno, de la abstinencia, de ese terrible miércoles de ceniza, en que se nos recordaba que somos ceniza y en ceniza nos convertiremos. Ante la cercanía de la tragedia, nuestro pueblo reaccionaba con el frenesí liberador de la fiesta.

Hoy comamos, bebamos y cantemos, que mañana ayunaremos.

El Carnaval hace bueno aquellos dos dichos que nos retratan como pueblo: " A vivir que son dos días" y " que nos quiten lo bailao". Porque bien mirado, bastante cuaresma tenían todo el año, no hay que olvidar que en Santa Cruz nació el hambre por Casas Bajas pasó en Ademuz hizo noche y en Libros se avecindó.

Cada pueblo vive el Carnaval a su manera En nuestro pueblo, los dos primero días de los tres que preceden al miércoles de ceniza el sacristán del pueblo se paseaba por todas las calles con una campanilla y una burro/a, pidiendo para las almas. La gente daba lo que buenamente podía: una taza de bajocas, garbanzos, patas de cerdo, patatas, cebollas, aceite etc..... todo lo que lleva el terreno.

El motivo de dar no se sabe si era por tenerlo ofrecido a las almas o no, según algunos testimonios, como la iglesia en Santa Cruz solamente tenía una olivera pues había que sacar para poder llenar la orza de aceite para que siempre estuviera encendida la lámpara que alumbra al Señor.

Después de todo este folclore llega el martes de carnaval, en nuestro pueblo día de San Reventón y en la plaza se hacia una subasta de todo lo ofrecido y la gente lo compraba por lo que podía.

Luego cada uno se iba a su casa a disfrazarse como podía con ropas viejas en nuestro pueblo dicen que el disfraz más popular era el de "botargo" que consistía en vestirse con la ropa vieja más grade de tu talla y rellenarse con colfas lo que reviste a la pañocha ya sabéis, El Carnavals llenos de sátira y que ocultaran la personalidad.

Contra la vida cotidiana, la fiesta. Contra la rutina, la fantasía.

El martes de carnaval, en nuestro pueblo San Reventón, era costumbre hacer buena sartén de buñuelos. El carnaval se perdió con la prohibición promovida por régimen franquista y sería bueno que los botargos volvieran a las calles para San Reventón.

Receta de buñuelos.

  • 2 vasos de agua templada.

  • ½ kg. de harina de trigo o la que admita.

  • 80 gr. de levadura prensada de la de hacer el pan.

  • Aceite abundante, para freír los buñuelos.

- Se amasa la harina con el agua en la que se habrá disuelto la levadura y se deja esta masa reposar tapada, hasta que fermente.

- Cuando la masa haya fermentado ya se pueden ir friendo los buñuelos.

- Y para acompañarlos miel derretida.


* Buscar



* Descargas
 

© 2015 Todos los derechos reservados | La Gavilla Verde