Os creéis ser los nuevos dioses:
Y sois tan sólo unos impostores
Quebrantadores del Derecho,
Cínicos instigadores y maestros
Del terrorismo internacional.

Verdugos de las niñas madres,
Matones a sueldo del Padrino,
Escorpiones, ratas del desierto,
Gusanos, escarabajos peloteros,
Cagarrutas del Nuevo Imperio.

Sus Ilustrísimas Excreméncias:
Se creen ser los nuevos dioses:
Y son garrapatas de poltronas,
Buitres con cara de pingüinos.
Burócratas sin sangre ni alma,

Vuestra inmunda mediocridad,
Vuestra mojigata prepotencia,
Y execrable sentido del honor,
Todo vuestro oro y oro negro,
No valen el desprecio humano.

Con vuestra guerra preventiva,
Os creéis ser los nuevos dioses
Y sois violadores de las rosas,
Sois asesinos de las alondras
¡Gigolós del Pentágono!!

Ratas, hienas y chacales,
¿Ya no os basta con matar
15.000.000 de niños al año?
Negándoles el pan y el agua,
Privándoles de medicinas.

Os creéis ser los nuevos dioses:
Y sois la Carcoma de la ONU
los políticos limpia-botas
De las compañías petroleras
Expertos del “toco mocho”

Vuestra senil obcecación
No hallará refugio ni paz
En ningún confín de la tierra,
Y vuestros muertos morirán
Sin gloria, sin paz, sin tumba.

Papa natas cutres y cobardes,
Necios incultos de alta cuna,
Os creéis ser los nuevos dioses
E ignoráis que amar es amar
Y respetar a los diferentes.

Que sólo los pueblos libres
Son dueños de su vida.
Los dioses sin vasallos
Sois la obscena indecencia,
Sois nadie, sois nada.

Os creéis los nuevos dioses
Y sois los eunucos del KKK
Sois los hijos clónicos
Los óvulos de Eva Braun
Y el esperma de Hitler.

Cultivados en tubos de ensayo
E injertados en los úteros
De las mayores cerdas
-No putas-
De la CE y USA