Las tierras, el amor y el trabajo
de los pueblos de Latinoamérica:
Son la cereza y la uva de Chile,
el carozo y el vino de Mendoza,
el ron y la Revolución de Cuba,
el maíz y el aguacate de México,
el café y el ritmo de Colombia,
el gas y la plata de Bolivia,
las naranjas de Uruguay
y los limones de Tucumán,
la manzana y la pera de Neuquén,
el pisco y el espárrago del Perú.

Las tierras el amor y el trabajo
de los pueblos de Latinoamérica:
Son el paraíso de los Galápagos,
y los peces del Titicaca,
las orquídeas de Costa Rica
y las bananas del Ecuador,
la Selva y el mango del Brasil
la voz y el alma de Bolívar en Venezuela.
Son la memoria y la dignidad
de las abuelas de la plaza de Mayo,
la justa y noble rebeldía que siente
al zapatista, al quechua y al aymará.

Por los pueblos de Latinoamérica:
por Fidel el Che y la dignidad de Cuba,
por Oaxaca, Chiapas y Michoacán,
por Honduras, Guatemala y Yucatán,

por Haití y la Republica Dominicana
por Panana, El Salvador y Nicaragua
desafiaré el poder del Gran Poder,
iré de Río Grande a la Patagónica
enfrentándome a la resistencias,
y a las locuras de los inhumanos
mientras me quede la conciencia
y con ella el verbo y las manos
1995.