Por ti escalaría descalzo el techo del mundo.

Cruzaría a pie el Sahara y el desierto de Atacama.

Atravesaría el océano con dos cocos y una balsa de bambú.

Entraría en la cámara de los mil crótalos mirando la esmeralda.

Andaría sobre lanzas y puntas de flecha bañadas en curare.

Bajaría a nado los rápidos del Colorado.

Te ofrecería la piel del oso polar.