Mis sueños
son inaccesibles
a quienes
al caer de los olivos,
dejaron de ser niños.

Mis sueños
son incomprensibles
para los ordenadores
a las órdenes
de sus ordenadores.