Han Escrito

Tribuna abierta: El debate sobre la despoblación rural en Teruel.

“Grande” - José Vicente Viadel.

Historia viva en Santa Cruz de Moya - Diego Carcedo. Analista politico

Historia viva en Santa Cruz de Moya - Diego Carcedo.

Discurso de Juan Marsé en la ceremonia de entrega del Premio Cervantes.

El final de la insignificancia - Emilio Silva.

El final de la insignificancia - Emilio Silva.

Españoles en la liberación de Francia: 1939-1945 - Félix Santos.

Españoles en la liberación de Francia: 1939-1945 - Félix Santos.

Francisco Alia Miranda “La guerrilla antifranquista en la provincia de Ciudad Real”.

Fco. Alia Miranda “La guerrilla antifranquista en la provincia de Ciudad Real”.

Antonio Doñate “Delitos permanentes y Memoria Histórica”.

Visión del campo - Julio Llamazares.

Visión del campo - Julio Llamazares.

Francisco José Aguilar Taléns “Cerro Moreno”.

Francisco José Aguilar Taléns “Cerro Moreno”.

Toni Losantos.

Almudena Grandes “Generaciones”.

Almudena Grandes “Generaciones”.

Juan Gelman.

Montxo Armendariz.

Conocí a Eduardo en Valencia, en unas jornadas sobre la guerrilla antifranquista, allá por el año 1999. Él era uno de los ponentes y yo, en aquellas fechas, andaba recogiendo información para escribir el guión de “Silencio roto”. En cuanto nos presentaron, comenzó a hablar de cine con tal conocimiento del medio que me dejó asombrado. Enseguida me confesó que, tiempo atrás, había ejercido como crítico cinematográfico y que también había escrito algunos guiones documentales. Durante los dos días que duraron las jornadas, Eduardo no dejó de sorprenderme por la gran capacidad crítica y dialéctica que mostraba ante cualquier tema. A partir de aquel encuentro, surgió una amistad que, no sólo se mantuvo con el tiempo, sino que se fue consolidando a través de esporádicos encuentros, de su valiosa participación en nuestro documental “La guerrilla de la memoria” y, sobre todo, por medio de una correspondencia epistolar que recuerdo con especial cariño. Sus apasionadas cartas –escritas a mano– llegaban puntualmente, casi mes a mes, a nuestra productora. En ellas, con su inconfundible letra llena de calor y de energía, nos proponía temas para nuevas películas, comentaba artículos y libros de reciente publicación o intercambiábamos opiniones sobre cine, literatura o política. En una de ellas, incluso hablaba de los ovnis y de su posicionamiento ante el tema.

Así era Eduardo, un hombre abierto al conocimiento de cualquier disciplina, dispuesto siempre a conversar, a aprender, pero sobre todo, a enseñar. Porque sabía que la ignorancia es el germen de la opresión y que el conocimiento es la base del progreso humano y social. Y él fue un luchador infatigable de la justicia, un guardián permanente de la libertad. Lo dejó escrito en uno de sus múltiples trabajos: “Las guerras van cambiando de nombre, pero la causa de la libertad es siempre la misma”. Una causa que nunca abandonó a pesar de las guerras que perdió.

Siempre admiré su vitalidad, su coherencia y su enorme generosidad. Una generosidad que le llevó a afirmar que “se me olvidan las cosas que me han hecho personalmente, pero recuerdo todo el daño que le han hecho a mi pueblo”. Así era el Eduardo que yo conocí. Así es el Eduardo que ahora nos deja este libro sobre Picasso, un hombre persistente, indestructible, como si con su trabajo quisiera recordarnos, como decía su admirado Hernández, que todavía “tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero”.

Montxo Armendariz

Peregrinación de un hombre meridional por los caminos del maquis español.

Peregrinación de un hombre meridional por los caminos del maquis español.

Ana Isabel Espinosa - “El Peso de Recordar”.

El Peso de Recordar

Nadie quiere ya estudiar historia, porque a los mas jóvenes les parece absurdo quemarse las pestañas con cosas que ocurrieron hace demasiado tiempo y que ya solo destilan polvo de biblioteca .Pero ahora mas que nunca nuestra historia, la ocurrida, hace menos de cincuenta años, está presente, esta ahí mismo de plena actualidad, dictándonos las pautas de lo que será un consenso definitivo o una fractura irreparable de nuestra cultura y nuestra esencia como pueblo.

Es duro recordar lo pasado, si es trágico para aquellos que lo originaron, que tienen que callar culpas, muertes a pie de camino y sentencias injustas, aún es más doloroso e indignante para aquellos que debieron olvidar a golpe de salvar el cuello, de no ser mas que levemente descartados de la vida publica, de los señalamientos como diferentes, de los ascensos laborales y de las mejorías para sus casas y gentes, solo por el hecho de ser hijo o nieto de algún fusilado en la guerra civil, del que ni vestigios había.

La gente tenía miedo y es de justicia reconocer que no era para menos en un sistema donde el callar era la única forma de conseguir que tus hijos siguieran respirando más o menos tranquilos.

Hace mas de treinta años, con el auspicio mediador del Rey, se dio por concluida la batalla de los rencores, porque se entendió que mas valía tapar las grietas de la incomprensión y el desacuerdo que hacerlas eternamente sangrantes.

Vemos hoy día como los dictadores, o sus herederos, están sentándose en el banquillo para hacer frente al dolor que originaron en vida, pero aquí no, porque hasta en eso hemos sido diferentes, porque se creyó, y ciertamente no se equivocaron, que sería mucho mejor zanjar el asunto, legalizar los partidos políticos y llegar a un consenso, para participar todos sin distinción alguna en la vida política y social de nuestro país.

Los viejos republicanos represaliados en campos de exterminio nazi, apátridas y vagadores durante cuarenta años de penas sentidas, fueron oportunamente olvidados por el bien común de construir un país con nueva cara y nuevas ideas en las que no se exigiese responsabilidades a nadie y sí esperanzas de libertades para todos.

No quiero hacer distingos en cuanto a los españoles que lucharon por sus ideas en una y otra trinchera porque los dos me duelen, como hijos que son de la misma patria, pero a uno se le pagaron con desfiles y honores y a otros con el destierro y la condena.

¿No sería hora ya de olvidar viejas y hastiadas rencillas y darles lo justo a los que justamente murieron y lucharon por la misma patria? ¿No sería de grandeza para un país que ve en los programas del corazón los nietos del dictador con flases y periodistas por doquier, con benevolencia e incluso aprecio, tener un postrero reconociendo a aquellos que sufrieron la intolerancia o el desprecio?.

Cuando los judíos sobrevivientes de los campos de extermino regresaron a sus casas en Polonia y las vieron ocupadas, no solo no pudieron recoger las pocas pertenencias que dejaron en ellas, porque habían sido saqueadas, sino que además fueron apaleados y lapidados por los que lo hicieron.

No levantemos mas ampollas en las llagas que quisimos tapar con tierra, por el bien común, el tiempo todo lo sana y hemos crecido como país y como cultura, demostrémoslo recordando y restituyendo a cada cual en lo suyo y llorando con lagrimas atrasadas, por lo que nunca debió haber sido.

El general Pizarro y el Maquis Turolense.

Ante el creciente auge de la actividad guerrillera antifranquista en la provincia de Teruel, el régimen designó el 28 de julio de 1947 al general Manuel Pizarro Cenjor gobernador civil de la misma. De este modo, Pizarro asumía plenos poderes civiles y militares ya que, además de Gobernador Civil y Jefe Provincial del Movimiento, cargo que ocupó hasta 1954, era también Jefe de la V Región de la Guardia Civil. Pizarro llegó a Teruel con el mandato expreso de Franco de sofocar el movimiento guerrillero, al igual que había hecho antes en las provincias de León y Granada.

Manuel Pizarro, estrecho colaborador del general Franco, razón por la cual se vanagloriaba de ser de los pocos que podían llamar con familiaridad “Paco” al dictador, tuvo un carácter duro, autoritario e implacable. Recuerdo que la anécdota de cómo, en cierta ocasión, ordenó a un funcionario de un municipio de la sierra de Cucalón que se comiese en su presencia un ejemplar del Boletín Oficial de la Provincia dado que Pizarro le reprochaba haber incumplido una de sus disposiciones en él publicadas.

Pero mucho mas duro fue Pizarro en la lucha contra el maquis. Unos meses antes de su nombramiento como Gobernador de Teruel, el régimen había aprobado el Decreto-Ley de Represión del Bandidaje y del Terrorismo (18-IV-1947). Recordemos también que una Circular de la Dirección General de Seguridad (11-III-1947) prohibía expresamente utilizar el término de “guerrilla” o “guerrillero”, ordenando que se emplease el de “bandolerismo” o “bandolero”. Estas circunstancias van a ser utilizadas Pizarro para, investido de plenos poderes, iniciar lo que Mercedes Yusta define como “una guerra personal contra el maquis”, a los que él llama despectivamente “forajidos”.

Pizarro que, en su cruzada particular contó con el apoyo de numerosos contingentes de la Guardia Civil, y, también de la Legión, la Policía Armada, voluntarios de Falange y somatenistas, intentó controlar los refugios naturales de la guerrilla, esto es las serranías. Para ello, ordenó el desalojo de todas las masías para así cortar el apoyo y los suministros al maquis, utilizó nuevas tácticas de contraguerrilla (guardias disfrazados de maquis que roban y torturan indiscriminadamente) y de “tierra quemada” (quema de cosechas) para acabar con los apoyos civiles al maquis. Igualmente, bajo su mandato se vivió una situación de auténtico terror entre la población sospechosa de simpatizar con la guerrilla utilizando métodos de enorme dureza: las palizas, los fusilamientos simulados para lograr confesiones, el envenenamiento de víveres o la implacable aplicación de represalias y de la fatídica “ley de fugas”, fueron frecuentes. Además, como testigos mudos de tanto sufrimiento, ahí quedaron nuevas fosas comunes, como las existentes en Alcalá de la Selva, Mora, Monroyo, Civán y otros lugares de triste recuerdo.

La ofensiva de Pizarro se inició el 9 de agosto de 1947 con el ataque, mediante un bombardeo con morteros y el posterior incendio del pinar en que se refugiaban, del campamento guerrillero de La Cerollera, en el que tenía su base de operaciones el Sector 17 del AGLA al mando de Ángel Fuertes (“Antonio”). Unos meses más tarde, el 18 de diciembre, la Guardia Civil asaltó el campamento del maquis en Monte Camarracho, cercano a Cabra de Mora y, dos días después, el objetivo fue el campamento-escuela del Sector 11 del AGLA de monte Rodeno, situado en el término de Valdecuenca.

Aunque en 1948 tuvo lugar la llamada “ofensiva de primavera” del AGLA, ésta se hallaba muy debilitada por la acción represiva de Pizarro. No obstante, el maquis mantuvo una cierta actividad hasta finales de 1949, fecha en la cual murió cerca de Alcañiz Pelegrín Pérez (“Ricardo”), su máximo responsable, y el 7 de noviembre era asaltado el importante campamento de Santa Cruz de Moya, localidad conquense convertida en la actualidad en un auténtico memorial de la lucha guerrillera antifranquista.

Nuestra provincia de Teruel, que tanto sufrió durante la guerra civil, así como con la represión de posguerra y el período del maquis, donde la huella del general-gobernador Pizarro quedó marcada a sangre y fuego, tiene todavía una deuda pendiente con todos aquellos tenaces combatientes antifranquistas, con aquellos guerrilleros, unos conocidos, otros anónimos, con todos los enlaces civiles que, en circunstancias bien difíciles apoyaron su lucha por intentar abrir nuevos horizontes de libertad y de progreso social para España. En este sentido, además de iniciativas personales, familiares y asociativas, resulta importante destacar el nuevo marco legal que, pese a sus limitaciones en otros aspectos, abre la nueva Ley de la Memoria Histórica. También resulta importante el compromiso de otras instituciones municipales, comarcales o autonómicas, por recuperar con dignidad esta página de nuestra historia turolense. En este sentido, diversas actuaciones del Programa “Amarga Memoria” del Gobierno de Aragón han asumido este deber cívico y moral y han abierto horizontes nuevos en lo referente al compromiso institucional con este amargo capítulo de nuestra historia colectiva que durante tanto tiempo pretendió ocultarnos (y tergiversar) la derecha sociológica y política.

José Ramón Villanueva Herrero
(Diario de Teruel, 11 enero 2008)

Echar puente entre la República de ayer y la de mañana.

José Antonio Vidal Castaño.

Huellas de la memoria | Una jornada en La Pesquera

Huellas de la memoria
Una jornada en La Pesquera
José Antonio Vidal Castaño
franquismeimemoria@ono.com

El pasado 1 de diciembre en el pueblo conquense de La Pesquera se rindió un cálido homenaje a Basiliso Serrano Valero, más conocido como “Manco de La Pesquera” o “Fortuna”, su guerrillero más emblemático y, sin duda, el más polémico de los que desde 1945 lucharon en estas tierras contra la criminal dictadura franquista. El “Manco” (le faltaban algunos dedos de la mano izquierda) fue apresado en 1952 en Cofrentes tras un tiroteo en el que resultó herido en una pierna, pero no fue juzgado hasta 1955.

Condenado finalmente a muerte por procedimiento sumarísimo, fue fusilado el 10 de diciembre del mismo año. La ejecución, llevada a cabo a las siete y cuarto de la mañana, segó su breve y agitada existencia dando fin a un calvario de cárcel y torturas. Fue el penúltimo fusilado de Paterna en la trágica posguerra que se cobró la vida miles de antifascistas y demócratas, defensores del régimen de libertades que representó la Segunda Republica.

Sus restos, simbólicamente envueltos en la manta de olvido y “oprobio” que rodeó al maquis, reposaron durante 50 años en el nicho número 475 del cementerio de Paterna, hasta que fueron trasladados por gestión mancomunada de familiares, agrupación socialista de La Pesquera y la asociación La Gavilla Verde de Santa Cruz de Moya, hasta una humilde tumba en el cementerio de su pueblo, cercana a la de otros resistentes como Andrés Ponce o Nicolás Martínez. Desde entonces se conmemora este acontecimiento con una jornada anual que se inicia con la visita al camposanto para dar paso a diversos actos en su memoria, por los que han pasado historiadores y especialistas, políticos y dirigentes asociativos… En la presente edición se debatió en una mesa redonda el candente asunto de la “memoria histórica” y se presentó el último libro de la ya extensa bibliografía sobre el maquis. Tal vez, lo más lo más emotivo de la jornada fue la participación de familiares y vecinos que evocaron recuerdos y recitaron poemas con entusiasmo participativo y fraternal inusuales en estos tiempos de sustitución de valores humanos por valores bancarios. Basiliso Serrano que durante la Guerra Civil fuera militante de la CNT, y que como tal salvara la vida de algunos de sus vecino e incluso del cura, al evitarles el mortal “paseo” que proponían milicianos llegados de otro lugar, se sentiría satisfecho de buena parte de sus actuales vecinos. En 1946 se echó al monte, se afilió, al parecer, al PCE y organizó una partida que, adscrita a un sector de la Agrupación Guerrillera de Levante, funcionó, no obstante, bajo su fuerte impronta personal. Dotado de carisma para dialogar y ganar apoyos, combatió de forma implacable a los ricos y la guardia civil en los parajes de Utiel-Requena, Hoces del Cabriel y la Manchuela. José Gross, enviado de Santiago Carrillo, no se atrevió en 1951 a imponerle criterios para organizar la retirada del monte. Fue así como “retrató” al combatiente en sus memorias: “tenía una mentalidad muy especial” (…) “era un asalta caminos que odiaba fuertemente al régimen franquista”. Y es que la leyenda del “Manco de la Pesquera” sigue siendo más potente que la historia de Basiliso Serrano.

Despiece:
Pie de Foto:
Debate sobre “Memoria histórica” / loquesomos.org
Un guerrillero singular

En la mesa redonda, de izquierda a derecha: Eulalio Barroso “Carrete”, Maria Jesús Martínez, Pedro Peinado y José Antonio Vidal. En el ángulo derecho, de espaldas Salvador F. Cava. La figura del “Manco” desde los carteles presidió el acto.

El Punt P. V. (versión castellana)

En tiempos de ausencias y de silencios.

En tiempos de ausencias y silencios.
Carta abierta a dos viejos luchadores antifranquistas

Por Fernanda Romeu Alfaro [Historiadora]

Fernanda Romeu Alfaro

Ver Imágen
Queridos Florián y Reme: Desde mi conciencia moral y política, intento a través de esta carta, salvar la noche del olvido que os rodea. Tal vez jamás vuelva a estar entre personas tan idealistas, inteligentes y bondadosas, como sois ambos. En mi última visita, hace unos días, os he encontrado, rodeados de un vergonzoso olvido y silencio. Mi memoria está llena de palabras, de recuerdos, de testimonios vuestros, que en momentos como éste, no lo puedo soportar.

Florián, el Grande con 90 años. Reme, Celia, con 81 años. Enfermos. Decepcionados. Donde se encuentra la gente, tanta gente, que en estos últimos años os adularon y presumieron de vuestra confianza y amistad?. Y vuestro partido, al que habéis dedicado los mejores años de vuestra vida luchando en las montañas, contra la dura represión franquista, porque el partido, vuestro partido, así os lo exigía?. Hoy, que no sois mas que una pareja de ancianos, sin hijos, necesitados de ingresar en una residencia pública (como tantos otros ancianos de la España democrática), para ser atendidos y terminar vuestros días, con una cierta calidad de vida, os encontráis solos y sin ningún apoyo.

En el oleaje de las falsas amistades, surgen estas sombras, transformándose vuestra memoria en beneficio de los de siempre. De aquellos que por miedo a perder el territorio que se habían apropiado, temían perderlo. Si habláramos de todos ellos, tendríamos una lista interminable. Pero yo quiero, como siempre, romper fronteras. Quiero denunciar la triste realidad en la que os encontráis. Romper el olvido y desgarrar el silencio. Como ya no tenéis fuerzas, vuestras voces languidecen. La memoria entra en el olvido. Seguramente cuando nos hayáis abandonado definitivamente, de nuevo se oirán las voces de los que ahora silencian vuestra situación, con el pretexto de desconocerla. Por todo esto, denuncio este silencio injusto, porque todo puede ser deformado. Borrado de la memoria.

Matías Alonso - “Total, por unas flores...”.

Total, por unas flores... | Matías Alonso

En Paterna todo el mundo sabe el legado histórico que encierra su cementerio. Hombres y mujeres ven pasar sus vidas acudiendo a una cita anual en la que unos y otras se reencuentran adecentando unas lápidas que no todos acaban de entender; sólo saben que allí hay mucha gente como su padre, abuelo o marido que un día (o una noche de saca) fue asesinado injustamente. Tienen nociones de que aquello lo hicieron unas gentes muy malas, y que mandaba Franco; no van más allá porque el silencio les hurtó la plena conciencia de lo que pasó con su familiar.

Años de miedo borraron el calor y el entendimiento entre generaciones que nunca pudieron hablar a la luz de una lumbre; la voz muda de la sangre les hizo seguir en el mismo bando del difunto asesinado, pero no pueden sentir el calor ni las emociones que aquéllos sintieron ante los símbolos y colores que adornan el entorno de los monumentos; sólo les queda un dolor solitario que durante muchos años no pudieron compartir.

A pocos metros hay otro monumento que nadie sabe qué evoca o a quién está dedicado, pero su estética apunta hacia el otro bando. Junto a él, olvidado y clandestino, estaba el cuerpo de Basiliso Serrano, El Manco de la Pesquera, junto a la tumba de unos militares. El trasiego de personas de uno a otro extremo del cementerio se ha producido siempre, sin percance alguno ni en uno ni en otro monumento; unos y otros saben que la atrocidad enterrada entre esos muros les supera a todos; el respeto es demasiado intenso como para intentar siquiera ofender a quienes limpian esas fosas que contienen a tanta gente humilde. Nadie pisó nunca ni una de aquellas flores.

Y así transcurría la vida en ese emblemático cementerio hasta que llegó la nueva corporación; creyéndose dueña de ese inmenso legado, ordenó arrancar las flores del Monumento a los Fusilados por la Libertad? total, son unas simples flores que alguien piensa que no están «ni en el momento ni en el lugar» adecuado porque «hieren la sensibilidad». Y así, esa nueva corporación entró como elefante por cacharrería en los anales de la memoria como aprendices de su hermana mayor, Rita, pillada con las manos en la masa haciendo desaparecer las fosas comunes del cementerio de Valencia.

Son jóvenes, pero esa corporación ha demostrado que sostiene ideas viejas; no ha entendido a su propio pueblo y ha pretendido darle la vuelta al cementerio como a un calcetín; confunden lo municipal con lo parroquial, lo público con lo privado, la propiedad con la custodia de un legado histórico cuyo ámbito supera ampliamente lo local. Han involucrado al flamante cardenal, que a buen seguro se habrá ocupado de que volvieran a arrancar las flores vaticanas del Monumento a los Fusilados. Eliminaron el rojo de todos los parterres que cuidaba el Ayuntamiento y ahora todo es blanco y amarillo en un cementerio que es municipal, no parroquial. Otra idea antigua que los delata.

En un último intento, ante las narices de los periodistas asistentes a una rueda de prensa vuelven a arrancar las flores del Vaticano y plantan de nuevo decenas de plantas de color malva. El engaño surte efecto y ciertos medios creen que el Ayuntamiento ha rectificado, cuando la verdad es que nos estaba insultando de nuevo a todos. Lo que se pedía es la restitución de los colores anteriores, los de la bandera republicana que representa valores que hoy rigen la vida en toda Europa, y por los que a aquellos mártires les fue segada la vida. Colores que formaban parte del monumento y que ningún alcalde está legitimado en conciencia para alterar, y menos con los atroces argumentos que esgrimió un concejal que demostró que no merece ser guardián de ese inmenso legado. La dignidad exige su cese o renuncia, no un simple gesto simpático y a otra cosa.

Total, sólo son unas flores? pero han dejado al PP al descubierto en su afán de agredir a la menor oportunidad la memoria de los que creen que deben seguir sojuzgados. Esas simples flores delatan por tres veces su intención de ofender; ellas nos dicen que se puede ofender a lo fino, como en Paterna, arrancando unas simples flores rojas, amarillas y moradas, o a lo bruto, como Rita Barberá, metiendo las excavadoras y arrasando lápidas? pero a veces se tropieza con una flor, o con un hueso; ahora toda España ya sabe, por unas simples flores, cómo son realmente esos jóvenes de ideas viejas que gobiernan Paterna. ¿Ves, Rita, como no hacía falta ser tan bruto para ofender la memoria de los sin nombre? Ellos, con unas simples flores; tú, con la excavadora. Pero en Paterna han rectificado (a la fuerza) ¿y tú, en Valencia, cuándo?.

*Coordinador del Grupo para la recuperación de la memoria histórica. Fundació Societat i Progrés y miembro de La Gavilla Verde.

Francesc Candel.

Que no se'ns perdi la memòria
Francesc Candel

El primer diumenge d'octubre érem a Ademuz i vam anar a Santa Cruz de Moya. Primer vam passar per Casas Altas i després per Casas Bajas. Casas Altas i Casas Bajas són del Rincón de Ademuz; Santa Cruz de Moya, ja pertany a Conca. Durant aquella setmana, i en aquesta última població, s'hi havia celebrat aquest llarg títol: “II Jornadas El Maquis en Santa Cruz de Moya. Crónica rural de la guerrilla española. Memoria histórica viva”. Entre els molts temes que s'hi tocaven, em guio pel seu programa, em van cridar l'atenció: “Hablan los enlaces”, “Mujer y resistencia”, “La guerrilla española en la literatura” i “El asalto al campamento de Cerro Moreno...”. S'havien projectat les pel•lícules Cinco guijarros, de Rosa María Andújar, i Silencio roto, de Montxo Armendáriz. Entre els participants, els que més abundaven eren els investigadors i les investigadores, i els guerrillers, és a dir, antics supervivents; també hi havia un periodista, dos escriptors, una jurista, un diputat del PSOE, un altre del Parlament de Catalunya pel PSC... L'únic que vaig trobar que coneixia personalment d'entre una llista tan llarga va ser en Miguel Núñez, d'IC. Miguel Núñez és aquell comunista a qui el cap de la Social, d'aquí Catalunya, senyor Antonio Creix, va torturar fins a la sacietat i a qui, al veure que no havia cantat, tot i tractar-se d'una minúcia, va preguntar, admirat, el perquè d'aquesta actitud. Miguel Núñez li va contestar: “Per ètica, senyor Creix”, i aleshores en Creix va ordenar: “Que detinguin l'Ètica”.

Bé, doncs, un cop passat Casas Bajas, el paisatge es va anar tornant cada cop més muntanyós i silvestre, per la qual cosa anaves entenent que el maquis sabés aprofitar aquelles fragositats. Ja a Santa Cruz de Moya, vam pujar al Cerro Moreno, on es va produir l'assalt de la Guàrdia Civil al campament de l'estat major de la Agrupación Guerrillera de Levante i Aragón. Els van delmar. La gent portava banderes republicanes, tantes, que Esquerra Republicana hauria xalat. No sols onejaven, sinó que petaven com tralles. Els altaveus vomitaven: “En la plaza de mi pueblo, dijo un jornalero al amo: nuestros hijos nacerán con el puño levantado”. La veuarra de José A. Labordeta ressonava: “Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veamos una tierra que ponga libertad...”. Als parlaments s'insistia a no perdre la memòria. A baix, a la cruïlla, la Guàrdia Civil, ara només de verd, no com la Guàrdia Civil que havia delmat els qui en el seu honor es feia aquella concentració i que anava, a més, de verd amb tricorni enxarolat i corretjam groc, ordenava el trànsit d'aquella exguerrilla maqui i republicana. Era fascinant. A Vallanca, un dels pobles més bonics del Rincón, la seva font de la plaça Espanya ostentava les cinc fletxes de la Falange, i els carrers que hi confluïen eren el de Calvo Sotelo, el del General Mola i el del Caudillo...

Publicat al Diari Avui (octubre del 2001) (Si alguien tiene la copia del diario digital, le agradeceríamos que nos la pasara. Muchas gracias)

La Gavilla Verde
Francesc Candel

Les altres banderes que onejaven i espetegaven a Santa Cruz de Moya entre el mar de les republicanes -poques, però, una de cada- eren la negra i vermella, una altra amb el martell i la falç, la negra amb la A circumferenciada i la quadribarrada, que tant podia ser aragonesa, com valenciana o catalana. De Barcelona havia arribat un autocar ple de gent afí al maquis, que hi van tenir alguna cosa a veure. Si aquestes jornades sobre la guerrilla espanyola se celebraven per segon any, el monument dalt del Cerro Moreno, estil Chillida, es va inaugurar el 1991, però el fet que cada primer diumenge d'octubre s'hi aplegui una nombrosa concentració de republicans i republicanes obeeix a la proclamació, el 1989, d'aquesta data diumengera com el Dia del Guerriller Espanyol, i a la decisió de les associacions d'exguerrillers de fer la trobada a Cerro Moreno, per allò que ja es va dir, que va ser allà on la Benemérita els va enxampar. A propòsit de les franges vermelles de la quadribarrada, Ángel Antón Andrés, president d'ICERA (Instituto Cultural y de Estudios del Rincón de Ademuz), m'havia parlat d'un gelós alcalde d'un d'aquells pobles, que havia col·locat cinc barres en lloc de quatre en un dels quarters de l'escut local. Premi! Va presentar aquestes jornades del maquis l'associació La Gavilla Verde. El seu desig era convertir per uns dies Santa Cruz de Moya en una aula de la Universitat de Castella-la Manxa, una extensió de la tasca acadèmica en plena muntanya; la seva mirada s'estenia cap al passat, un passat ocult i ignorat, per conèixer-lo en tota la seva tràgica profunditat, aquest passat històric que no desitgem que es mori -jo estic entre aquests desitjosos-, però que s'ha soterrat i es continua soterrant pel sistema vigent, com si fos una xacra deshonrosa, quan es tracta d'una gesta heroica. Encara, en els annals de la Guàrdia Civil, aquests soldats del maquis són considerats bandolers. Ara comencen a rectificar el terme i obrir els seus arxius posant-los a disposició dels investigadors. A través dels seus respectius ponents hi havia representades en les jornades, a part de la Universitat de Castella-la Manxa, la Universitat de València, la Universitat Autònoma de Barcelona, la Universitat d'Extremadura i la Universitat Rovira i Virgili. El president de La Gavilla Verde, Pedro Peinado Gil, un noi molt jove, em va regalar una samarreta de La Gavilla amb un estampat bucòlic i ecològic: unes fulletes, unes branquetes... La jornada va acabar amb una paella de germanor. Els que tenien diabetis anaven deixant els grans d'arròs al costat del plat. Cada cop hi ha més diabètics. A la meva taula n'érem quatre. A la paret, en una de les parets del menjador, campaven aquests dos crits gavilleros: “Serra i llibertat” i “Terra de fraternitat”...

Publicat al Diari Avui el 23 d’octubre de 2001.

Hi ha associacions per a tot
Francesc Candel

Ho va dir el Guerra, el torero: “Hay gente pa to”. Ergo: hi ha associacions per a tot; associacions i onegés. Estant a Santa Cruz de Moya, als actes d’aniversari dels exguerrillers republicans, se’m va apropar un membre del grup promotor d’Iniciativa per la Justícia, que vol que aquesta mateixa justícia que ha investigat i condemnat les dictadures de l’Amèrica Llatina, les de l’antic bloc soviètic i les de tants altres països més; que aquesta condemna històrica que les nacions civilitzades han fet dels règims totalitaris, caigui també sobre la dictadura franquista, tan cruent i inhumana com la dels seus aliats: el nazisme i el feixisme. En el seu manifest adverteixen que, més de vint-i-cinc anys després de la mort de Franco, els crims d’ell i del seu règim contra la humanitat continuen impunes, i que és necessari recordar-los. Ells fins i tot els repassen. Els militars que es van rebel·lar contra el règim democràtic republicà van assassinar generals, caps i oficials –i soldats, afegim nosaltres– fidels a la legalitat democràtica i que no havien comès cap delicte. Dic això dels soldats i accentuaria, pel que li ha passat a Wenceslau Trepat i Riba, soldats nens. Incorporat a files en l’última partida del bàndol republicà, setze anys mal complerts, i destinat a un batalló de rereguarda, tenia com a missió fer guàrdies al castell de Montjuïc. Quan van entrar els facciosos a Barcelona, aquest noi va pensar que com que no havia fet res, res li podien fer. Sí, sí... Onze dies després, el 6 de febrer de 1939, fou detingut; el 10 de maig el van sotmetre a un consell de guerra acusat de rebel·lió militar, i el 4 de juny el van afusellar al Camp de la Bóta. El seu germà, Josep M. Trepat, em va venir a dir que si només s’hagués comès aquesta barbaritat s’hauria conformat, pensant que una fatalitat s’havia abatut sobre en Wenceslau, però després va saber que eren milers els afusellats com ell. Què havien fet per rehabilitar aquests morts, em preguntava aquest home, quan vam aprovar i vam votar la Constitució les autoritats catalanes, els parlamentaris catalans i els partits polítics que van guanyar les eleccions del 15 de juny de 1977 a Catalunya? Res i s’ha continuat sense fer res, es contestava a si mateix Josep M. Trepat. No obstant, Iniciativa per la Justícia dóna una resposta, después del seu memorial de greuges, fent una crida a tots els que s’identifiquin amb la defensa dels drets humans i se sentin ofesos per la impunitat dels crims del feixisme sense misericòrdia durant quaranta anys d’una dictadura brutal. Fan una crida i donen una adreça per als qui vulguin posar-se en contacte amb ells per correu electrònic: Associació Catalana d’Estudis Republicans, acer@estelnet. com o bé a la mateixa associació, a l’apartat 20.184, 08080 Barcelona.

Publicat al Diari Avui el 27 de novembre de 2001.

Enlaces de interés:

Fundació Paco Candel

Algunos recuerdos sobre Paco Candel. Pepe Gutiérrez-Álvarez (Para Kaos en la Red)
https://kaosenlared.net/algunos-recuerdos-sobre-paco-candel/

Francesc Candel, escritor. Guillem Martínez. El País.
http://www.elpais.com/articulo/Necrologicas/Francesc/Candel/escritor/elpepinec/20071124elpepinec_1/Tes?print=1

Detalle de la portada del libro de Francisco Candel “Viaje al Rincón de Ademuz“ (1977), edición de Plaza & Janés, S.A.

Ver Imágen

Francisco Candel

Ver Imágen

Manifiesto, un compromiso ético inaplazable: La ley de la memoria democrática.

La destrucción del orden republicano (apuntes jurídicos) Carlos Jiménez Villarejo.

HISPANIA NOVA. Revista de Historia Contemporánea. Número 7 (2007) http://hispanianova.rediris.es

DOSSIER

GENERACIONES Y MEMORIA DE LA REPRESIÓN FRANQUISTA: UN BALANCE DE LOS MOVIMIENTOS POR LA MEMORIA

2. ¿POLÍTICA DE EXTERMINIO? EL DEBATE ACERCA DE LA IDEOLOGÍA, ESTRATEGIAS E INSTRUMENTOS DE LA REPRESIÓN.

LA DESTRUCCIÓN DEL ORDEN REPUBLICANO (APUNTES JURÍDICOS)

THE DESTRUCTION OF THE REPUBLICAN ORDER (LEGAL NOTES)

Carlos JIMÉNEZ VILLAREJO
(Fiscal de Sala, Jubilado)
cjimenezv@telefonica.net

Carlos JIMÉNEZ VILLAREJO, La destrucción del orden republicano (apuntes jurídicos).

RESUMEN
La exposición pretende analizar, cómo los militares sublevados el 18 de Julio de 1936, procedieron a la ejecución de un plan perfectamente organizado para destruir el Estado democrático de la 2ª República. Plan que tenía como objetivo acabar violentamente con los valores y la democracia republicana. Las líneas fundamentales de ese proceso destructor fueron las siguientes: La inmediata ilegalización de partidos políticos que habían integrado el Frente Popular, es decir, todas las formaciones democráticas, además de los sindicatos, la negación de todo reconocimiento y legitimidad a la expresión del sistema representativo y pluralista, las Cortes republicanas; la radical invalidación de las leyes dictadas por la Republica y, sobre todo, las posteriores a la fecha del levantamiento así como de cualquiera otra clase de normas emanadas de las Instituciones republicanas. Simultáneamente, la anulación o procedimiento de anulabilidad de las resoluciones judiciales de los Tribunales republicanos en todos los ordenes jurisdiccionales, las incautaciones de los bienes de las formaciones ilegalizadas, la suspensión del Tribunal de Jurado, una reorganización de la Administración de Justicia que garantizase su lealtad al movimiento rebelde y la derogación del Estado laico y su sustitución por el Estado confesionalmente católico. Las depuraciones de todos las Autoridades y funcionarios leales a la Republica o que no se hubiesen adherido a los sublevados, con sanciones que alcanzaban la separación definitiva de las carreras a las que pertenecían. Y una durísima represión política a través de Consejos de Guerra y otros Tribunales especiales constituidos a la medida y al servicio de los rebeldes. Todo ello en el marco de un régimen prolongado de detención y prisión que favorecía y protegía la tortura.

Palabras clave: República, democracia, fascismo, ilegalización, incautaciones, depuraciones, indefensión, condenas, ejecuciones, prisión, tortura, rebelión, exterminio, Guerra Civil.

ABSTRACT
This study aims to explore how the military forces that rose on 18th July 1936 proceeded to implement a perfectly laid-out plan to destroy the democratic state of the Second Republic. This plan had the main objective of violently eliminating the Republican democracy and its values. The principal lines in this destructive process were the following: first, the immediate illegalisation of political parties that had been part of the Popular Front, that is, all democratic groups, as well as all workers unions, thus refusing all acknowledgement and legitimacy towards the expression of the representative and pluralist system of the Republic, the Republican parliament; second, the radical invalidation of all laws promulgated by the Republic, especially those enacted after the military rising, including all types of regulations put forward by the Republican institutions. Simultaneously, the rebels also rescinded (or established procedures to do so) all judicial resolutions taken by the Republican tribunals in all jurisdictional respects. This process also included the confiscation of all possessions of the illegalised associations; the suspension of the jury tribunals and the re-organisation of the Justice Administration, which would guarantee its loyalty to the rebel movement; moreover, it involved the abolition of the secular state and its replacement by a Catholic one; the purge of all the authorities and public servants who either remained loyal to the Republic or had not joined the rebels by means of sanctions which could mean total professional disqualification. Finally, this plan of destruction was also implemented through an extremely harsh political repression by means of court-martials and other special tribunals tailored to suit the rebels’ objectives. All of these measures developed within the frame of a regime of prolonged detention and incarceration which promoted and protected the use of torture.

Key words: Republic, democracy, fascism, no legality, sieze, purge, helplessness, sentences, execution, prison, torture, rebelion, extermination, Civil War.

SUMARIO

  1. La ilegalización de partidos y sindicatos.

  2. La eliminación de las libertades de expresión e información.

  3. La invalidación de las leyes y la anulación de las resoluciones judiciales de los Tribunales republicanos.

  4. Incautaciones de bienes.

  5. La suspensión del Tribunal de Jurado.

  6. La derogación del Estado laico y su sustitución por el Estado confesionalmente católico.

  7. La reorganización de la Administración de Justicia.

  8. Las depuraciones.

  9. Las jurisdicciones represivas.

  10. La Causa general.

  11. Régimen de garantías personales.

  12. La destrucción del orden republicano.

LA DESTRUCCIÓN DEL ORDEN REPUBLICANO (APUNTES JURÍDICOS)

Carlos JIMÉNEZ VILLAREJO
(Fiscal de Sala, Jubilado)
cjimenezv@telefonica.net

  En memoria de los jueces y fiscales fusilados,
exiliados y depurados por la dictadura.

Con motivo del 75 aniversario de la Proclamación de la Segunda República, un grupo de ciudadanos firmó un Manifiesto bajo el título “Con orgullo, con modestia y gratitud” que, además de reconocer “el colosal impulso modernizador y democratizador que acometieron las Instituciones republicanas”, afirma el “brutal retroceso” que representó el golpe militar del 18 de julio del 36 en todos los órdenes de la vida social, cultural y política de España. Lo describió con absoluta precisión Julián Casanova:

 

«En cualquier caso, aquí se hablará de represión fascista, tratando con ello de situar los métodos de quienes se levantaron contra la República en el marco adecuado, en el de los fascismos europeos del período de entreguerras.
Todos ellos compartían los mismos objetivos –la destrucción del sistema
democrático, el aplastamiento del movimiento obrero y de los partidos políticos y la implantación de un Estado omnipotente- y sin duda fue el fascismo español uno de los más avanzados en su ejecución».

Las líneas que siguen pretenden describir el modo en que, además de la violencia y el terror, los facciosos dictaron las primeras normas jurídicas precisas para alcanzar esos objetivos, normas que, por si solas, son claramente expresivas de ese retroceso. Evidencian el planteamiento planificado y sistemático de la destrucción del orden jurídico constituido por la Constitución de 1931 y su desarrollo normativo. Es, por tanto, un análisis eminentemente jurídico que pretende desvelar con nitidez el propósito de los golpistas y el proceso de desmantelamiento del Estado democrático. Tarea en la que se advierte el alto grado de colaboración, con las debidas excepciones, de una Magistratura, incluido el Ministerio Fiscal, que colaboró activamente en la aplicación directa e inmediata de una normativa subversiva.

En relación a los Bandos de Guerra de 17 y 28 de julio de 1936 deben hacerse algunas puntualizaciones. Dichos Bandos no se ajustaron en absoluto a las normas previstas para la declaración del estado de guerra en la Ley de Orden Público de 28 de julio de 1933. En primer lugar, porque no era la autoridad legitimada para hacerlo y, entre otras previsiones, porque la declaración legítima del estado de guerra no permitía que la autoridad que lo hiciera pudiera crear ni ampliar los delitos ya existentes ni agravar las penas ya establecidas.

Además de su radical nulidad formal, el Bando ya establece, para una amplia serie de actos estimados como delictivos, que “serán perseguidos en juicio sumarísimo”, “por la jurisdicción de Guerra”, precisando que a dicha jurisdicción corresponderá conocer de “todos los delitos comprendidos en los títulos V, VI, VII y VIII del tratado segundo del Código de Justicia Militar”, además de “los delitos de rebelión, sedición, y sus conexos” y de otros equiparados a los anteriores a los efectos de su represión. Incluye finalmente los delitos comprendidos bajo el epígrafe de “Delitos contra el Orden Público” del título 3º del Código Penal ordinario”. Este planteamiento, además de infringir abiertamente el ordenamiento vigente-el procedimiento sumarísimo solo estaba previsto “para los reos de flagrante delito militar que tengan señalada pena de muerte o perpetua”- atentaba contra los principios básicos de la seguridad jurídica y de no analogía “in malan partem”.

Era la primera manifestación de la interminable cadena de violaciones de las normas jurídicas vigentes. El origen de lo que algún autor ha denominado, “mascaradas jurídicas en que eran violados los principios y fundamentos básicos de todo estado civilizado”.

Los “Maquis” se rebelan contra el proyecto de ley de Memoria Histórica.

Los “Maquis” se rebelan contra el proyecto de ley de Memoria Histórica.

Olivier Herrera Marín.

¡PERDÓN!!!

En el nombre de la gente noble y sencilla de España

No, no hay cárcel para el hombre.
No podrán atarme, no
(…)
Libre soy, siénteme libre.
Sólo por amor.
Miguel Hernández

El año 1991 escribí para Bush padre, González y para todos los lame culos del poder

Dioses, Cínicos y Enanos” han pasado 16 años y los versos siguen siendo actuales.

Hoy, para el Borbón, Bush, Aznar y su más fiel amiga la Botella

Para Evo Morales, Fidel Castro y Hugo Chávez, para Rafael Correa y Daniel Ortega, para Rigoberta Menchu y el sub. Comandante Marcos, para todos y cada uno de los presidentes iberoamericanos que sueñan y besan las estrellas al defender la tierra y la libertad, la paz y el pan, el amor y la vida, que sueñan y besan las estrellas al defender la tierra y la memoria, el presente y el futuro de sus pueblos. El SER y la dignidad individual y colectiva de todos los ciudadanos/as de Ibero América.

Pidiéndoles perdón en nombre de todos obreros y campesinos, trabajadores por cuenta propia y ajena, de los servicios y profesiones liberales, empresarios/as y comerciantes varios, estudiantes e intelectuales, productores y creadores del arte y de la cultura, poetas y demás soñadores. Pidiéndoles perdón en nombre de todos los ciudadanos /as libres, de toda la gente sencilla y noble de España, de la ciudad y del campo que siente vergüenza propia y ajena por la impresentable actitud de quienes en su supina ignorancia, en su estulticia y soberbia han retrocedido al siglo XVII -sin la maquina del tiempo- para hacer en Ibero América el más espantoso de los ridículos, creyéndose y afirmando Urbi et Orbe en tiempo real, aquello de Louis XIV : L'état , c'est moi !

Para todos, ¡Perdón!!! y lo único que tiene el poeta, la palabra, el verbo sencillo y directo de quienes en Latinoamérica y en España conocen el valor de la tierra y del agua y le dieron el amor y la vida.

Los poemas que siguen son de “Besa las Estrellas” y “Esther … Nombre de Mujer

Benjamín Lajo Cosido.

© 2021 Todos los derechos reservados | La Gavilla Verde