CINE Y DOCUMENTALES 

Lobos Sucios

Dirección: Felipe Rodríguez Lameiro

País y año: España, 2006

 equipo

Dirección, producción, montaje y guión: Felipe Rodríguez
Ayudante de dirección - Música: Belén González
Directora de producción - Jefa redactora: Silvia Balanza
Jefa de producción: Cristina de la Torre
Ayudante de producción: Marco Fernández
Operadores de cámara: Vitorino Lourido e Sergi Moreno
Ayudante de cámara: Jesús Rouco
Director de fotografía: Vitorino Lourido
Fotografía fija: Miguel Ares
Ayudante de montaje: Efectos Sergio Lazarov
Grafismo: José Casal
Colaboración producción ejecutiva: Domingo Díaz

 sipnosis

Lobos Sucios trata de sacar a la luz los entresijos de la revolución minera del Wolfram (wolf=lobo, ram=sucio) en Galicia durante la posguerra civil española, a partir del desentierro de un cuerpo, el desentierro de la memoria y el desentierro de una leyenda.

Lobos sucios fluye a través de tres líneas narrativas que se entrelazan y relacionan con el fin de obtener una metáfora fílmica a partir de la mirada personal del autor sobre la memoria o testigo de los protagonistas de la historia.

Primera línea narrativa:

El DESENTIERRO DE UN CUERPO
El documental comienza con las imágenes de un suceso, a exhumación de un cadáver. Son los restos del maquis Miguel Cardeñas Lozano, que cumplía una condena de 30 años en el destacamento penitenciario de las minas de Casaio y que fue ejecutado en circunstancias no esclarecidas . Avanzará con la reconstrucción de los pasos sucesivos para la localización de la fosa dónde fue encontrado el cuerpo (en las cercanías de Soutadoiro - Carballeda): colaboración de especialistas e historiadores de la época para la determinación del lugar exacto, movilización de los nietos desde Jerez apoyados por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Esta línea narrativa enlazará con las siguientes a través de varios testigos que cuentan las andaduras de Miguel Cardeñas por tierras gallegas. “Miguel Cardeñas”, conocido como “el maquis andaluz”, formaba parte del movimiento guerrillero y fue asesinado misteriosamente de un disparo en cabeza. No fue el único en fugarse del destacamento penal en las minas de wolframio de Casaio, dónde redimía su condena en 1944” . Y rematará en un final abierto que parte de una afirmación: “Esta no será la única exhumación, porque Galicia está sembrada de muertos” (Esther Trasorras, presidenta de la ARMH en Galicia), con la vocación de explicar “el que pasó” con las víctimas del 36.

Segunda línea narrativa:

El DESENTIERRO DE LA MEMORIA
Se trata de rescatar la memoria de unas minas de wolframio que construyeron y dirigieron los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial en territorio gallego: la llamada “Ciudad de los Alemanes”. Los testimonios de las personas que trabajaron en las minas, de las familias que salían a los montes a robar el preciado y cotizado mineral, de los agentes secretos británicos y americanos que intentaban frenar la exportación de wolfram a Alemania, de presos políticos de la Guerra Civil española obligados a trabajar en los campos de concentración de las minas... Y todo para contar una historia de buscadores de un oro negro, el wolfram. Una historia de lobos sucios, que con artimañas, enredos, engaños e incluso violencia, asaltaron los montes gallegos en busca de un futuro mejor. Justo en ese punto, esta línea narrativa enlaza con la primera y la tercera, pues en esos montes aparece el cuerpo del maquis andaluz y en esos montes late una de las leyendas más arraigadas de la cultura popular del cuento gallego.

Tercera línea narrativa:

El DESENTIERRO DE UNA LEYENDA
Una leyenda de lobos con la que crecieron muchas generaciones en esas típicas reuniones familiares a pie del fuego, en las frías noches de invierno, y que forma parte de la literatura popular gallega. Una leyenda que plasmó el célebre escritor Vicente Risco en su cuento: “O Lobo da Xente”. Esta tercera línea narrativa pretende recoger esa atmósfera de misterio y leyenda que envuelve a la figura mítica del lobo, a través de imágenes del animal en los entornos filmados en las otras dos líneas narrativas (montes, aldeas, minas...).

La primera línea será narrada por contrastación fílmica entre las testigos de las gentes de Carballeda que oyeron hablar de la figura del maquis andaluz y las declaraciones de su nieto. Entrevista con su nieto en las minas y declaración de Esther Trasorras. La segunda línea será la troncal de esta corta. Eva Aval rescatará la memoria de las minas recordando lo que aprendió de su abuelo: el ilustre D. Tomás Terrón Mendaña, maestro en las minas de los alemanes en Casaio. Se reforzará con las intervenciones de mineros y trabajadores de la época y con la colaboración del doctor en filosofía Isidro García Tato (CSIC). Incluye el punto final del documental con la participación del propietario de dos canteras en activo de Valdeorras. Se trata de Manuel Maestre que de chico había trabajado en las minas de wolframio de Casaio y que hoy en día lidera un sector en auge de otro oro negro: La PIZARRA. La tercera línea será abordada por el escritor Manuel Rivas, dando su opinión sobre las leyendas de los lobos en nuestra tierra a modo de cuento o relato corto. Se completará con los testimonios sobre la figura del Lobo (los mismos que hablan del maquis andaluz en la primera línea narrativa). Lobos Sucios es una cortometraje documental, por lo tanto, su guión, por ser un trabajo de investigación, no es algo completamente cerrado. La estructura, las imágenes de archivo y las imágenes que vamos a grabar nosotros se mantendrán con pocos cambios respeto del que aquí aparece. Aunque las entrevistas, claro, no están realizadas porque son parte de la grabación, aportamos retazos de las conversaciones mantenidas con todos los personajes durante a labor de investigación y documentación.