MAQUIS: NUESTRA MEJOR HISTORIA VIVA DE SALVADOR F. CAVA 

IV JORNADAS EL MAQUIS EN SANTA CRUZ DE MOYA. CRÓNICA RURAL DE LA GUERRILLA ESPAÑOLA. MEMORIA HISTÓRICA VIVA.

Santa Cruz de Moya, 2, 3 y 4 de octubre de 2003.

MAQUIS: NUESTRA MEJOR HISTORIA VIVA
(A PROPÓSITO DE LAS IV JORNADAS EN SANTA CRUZ DE MOYA)

Salvador F. Cava

Fotografías de José María Azkárraga

No soy el más indicado para pergeñar el trazo de unas líneas sobre las recientes, las cuartas Jornadas del Maquis en Santa Cruz de Moya. Y no lo soy por aquello de la objetividad, dado que en el programa mi nombre aparece un repetidas ocasiones lo que indica claramente el afecto, compartido, con las gentes y amigos de La Gavilla Verde. Es por ello que lo se puede esperar de estos reglones no es sino elogio por lo logrado y estimulo para lo venidero.

Dicho lo evidente, que no menos cierto, cada vez admiro más en el recorrido de estas jornadas, auténtico hito en la revisión de la memoria histórica, y semillero de bastantes otras, lo que en alguna narración inédita de algún guerrillero de la Agrupación Guerrillera de Levante he encontrado magníficamente resumido en titular de capítulo: "Poder hablar y quedar amigos". Y no es fácil. No es fácil, no por la dimensión humana de todos y cada uno de lo que allí nos personamos para hablar también de otras personas que siguen vivas en nuestra memoria colectiva, sino por la densidad de la carga moral, de los juicios de valor, de la recuperación humana que cada historia conlleva. Y además son miles, y digo bien, miles las vivencias de personas que ofrecieron años de su vida a la lucha constante y generosa de la guerrilla. Tal vez este componente ético, teñido con los más vivos colores de la conciencia política y la voluntad de justicia, sea el primero que tenemos que recuperar, para que después pueda venir el tiempo sereno de los historiadores.

Estas jornadas, en concreto, y por lo que respecta al AGLA, se han centrado en las personas: Eusebio, Delicado, Adolfo, Peregrín, Manuel, Andrés, La Pastora, etc. Han estado presentes Florián, Reme, Teo, Matías; y con su testimonio El Rubio, Joaquín, Este es un camino que desde luego tiene continuidad pues se empieza a asumir con criterio histórico la globalidad del fenómeno. En esa línea, si se quiere ahondar, cabe el análisis de figuras básicas: Antonio, Pepito el Gafas, El Manco de la Pesquera, José María, y otras de no menor trascendencia, Petrol, Cintorrá, Joaquín, Núñez, Manso, El Viejo, Carlos, Chaval, Jalisco, Segundo, Roberto, Paisano, Amador, etc, como también núcleos de enlaces de Higueruelas, Montes Universales, Camarena, Pitarque, La Cenia, Valbona, Sotos, y sobre todos El Oroque, desde donde Ángel y Teo organizan la evacuación en la primavera de 1952.

Al ser las cuartas Jornadas, contamos con un hilo de análisis más de carácter de política cultural y de sensibilidad social. Es impresionante, y en mí siempre hallarán un apasionado defensor de lo que supone, es impresionante, digo, que en un pueblo pequeño, semiperdido en la orografía de montañas con alma, pero con vías de comunicación simplemente aceptables, se pueda montar tal evento. Para mí resulta básico, para evitar la despoblación del medio rural, que se creen centros de interés, que además tengan un carácter civil, y que en su dirección, el de estas asociaciones intermedias, no se note de una manera obsesiva la mano controladora del poder político. Y me alegro particularmente porque contradice las últimas políticas de la izquierda que en su afán de dirigir las condenó a la nada en su etapa de gobierno. Me alegro que se hayan dado cuenta y hayan sabido rectificar. Y dedico este párrafo especialmente a la izquierda castellano manchega, al PSOE, IU, sindicalistas y libertarios, porque ellos fueron, no tanto como partido por las condiciones represivas de la posguerra, sino como militantes aislados, pero comprometidos desde sus míseras casas, los que dieron el paso adelante para defender causas sentidas, justamente, como de todos.

Y tal que ahora, para terminar, debería hacer una llamada a otros pueblos a fin de que copiaran de La Gavilla Verde, no para darse sombra, sino para que su hacer de recuperación valiente, vivo y fresco, se sienta como algo también propio, y que en su callejero o en sus fiestas patronales reluzca, como lo hacen sus vírgenes, igualmente alguna bandera republicana, el nombre de sus mejores vástagos, la fecha señalada de las propias heridas, porque aunque ellos no lo sepan, esas son las que verdaderamente están en su medallero de la libertad. En Cuenca capital, La Pesquera, Sotos, Fuentes, San Martín de Boniches, Monteagudo de las Salinas, Tébar, El Picazo, Iniesta, Chillarón, Cañizares, algo y meritorio hay ya en Salinas del Manzano, etc, no debieran faltar los apellidos de los nuestros.

He visto muchos programas culturales donde año tras año se gasta un montón de euros en música, y se amenizan con alguna exposición de ganchillo, con juegos y bailes tradicionales, y, claro, partidos de fútbol entre solteros y solteras. Ya me dirán; pero la historia de sus abuelos o de sus tíos, la noble historia de sus padres que no cejaron de clamar por la democracia cuando nombrar esa palabra costaba la muerte y hasta ser enterrado indignamente, quién se la cuenta. Me temo que aquí la izquierda municipal anda en pañales, pues de la derecha nada podemos esperar. Y es compresible. La labor de la derecha no fue otra que la de enterrar y manipular la historia. Por ello, y con ese sentir retorné a Valencia acompañado de Matías, Teo y familia, siempre que puedan, las Jornadas de Santa Cruz de Moya son y serán una ventana abierta a la verdad.

Amigos, hasta las próximas.

Salvador F. Cava es uno de los mejores especialistas sobre la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón. En el año 2002 publicó: Emencio Alcalá Ruiz. Memoria de un Guerrillero. El Maquis en la Sierra de Cuenca. En 2003 ha editado: Juan Hueso. Informe de Guerrillas. Desde el Valle de Arán a los Montes de Cuenca.

La Gavilla Verde quiere expresar públicamente su agradecimiento a Salvador por su valiosa colaboración en la organización de las cuartas jornadas.